Búsqueda Personalizada

sábado, febrero 09, 2013

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

  
Caricatura: LAZ
Temblar como un azogado, dormir como un lirón, ponerse blanco como la cal, estar fresco como una lechuga, entre otros, son símiles tan manidos que no prestan ninguna originalidad al habla, pero deben evitarse sobre todo en el lenguaje escrito.

Se acepta usar a propósito y de propósito con el sentido de: con intención. Yo prefiero emplear de propósito, y reservar a propósito solo como sinónimo de adecuado. «Su vestido es muy a propósito para la ocasión», «lo hizo de propósito».

Un amigo escuchó que cierta tribu se alimentaba con leche de yegua fermentada. Es un caso de anfibología u oscuridad. ¿Es fermentada la yegua?, me pregunta. Claro está que resulta fácil entender la expresión, porque las yeguas no se «fermentan» nunca.

Videoclase debe escribirse en una sola palabra igual que todos los vocablos que llevan el elemento constitutivo video-. Lo he visto separado y, peor aún, con guion —que no se acentúa porque se trata de un monosílabo—. El guion separa voces cuando entre ellas existe una hostilidad: guerra franco-prusiana. También se usa guion entre dos grafías para el caso, por ejemplo, del tramo La Habana-Matanzas. Algunos apellidos también lo emplean: Valle-Inclán. Expresa asimismo relación entre conceptos: kilómetros-hora, entre otros usos.

Me preguntan si me parece bien esta expresión: «Hay sitios que perpetúan la memoria histórica de los pueblos».

Perpetuarse es hacerse perpetua, por eso me gusta más con el verbo como pronominal: Hay sitios donde se perpetúa la memoria histórica de los pueblos.

La ciudad de Quebec, situada junto al río San Lorenzo, en Canadá, se llama así porque Kebec, en la lengua que hablaban los indios algonquinos, quería decir el sitio donde el río se estrecha.

LA RESPUESTA DE HOY

Una lectora desea saber si el adjetivo femenil, que oye en una canción de la vieja trova, aparece registrado o constituye una licencia poética. No, no es una licencia poética, procede del latín feminilis, y significa perteneciente o relativo a la mujer.