Búsqueda Personalizada

jueves, agosto 08, 2013

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Casanova
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

¿Dónde está el disparate?: «¿Cómo es que llegarían esas naves a puerto?; yo pienso de que la tormenta había amainado…». En «¿Cómo es que…?» aparece ese «que» galicado del que hemos hablado antes. Digamos: «¿Cómo llegarían…?». Y en: «Yo pienso que…», hay que quitarle la preposición «de».

Nadie recurre contra una sentencia, sino se recurre una sentencia.

En «espero que llegue» hay esperanza; en «espero a que llegue», decisión de aguardar.

La expresión «a espuertas», igual que «a raudales» significa en gran cantidad o abundancia: «Gasta el dinero a espuertas». En el segundo caso, se usa más si se trata de algo que fluye: «Corría el agua a raudales».


LAS RESPUESTAS DE HOY

Una cienfueguera me dice que no le parece correcto algo que leyó. Pregunta si está en lo cierto. Por supuesto que sí. Se trata de la oración: «Allí van a haber algunas distinguidas personalidades de la danza». Debieron haber escrito: «Allí va a haber algunas distinguidas personalidades de la danza», o «Allí habrá…». Si hubieran usado: «Van a ver…», «van a aplaudir», «van a estar», «van a actuar», etc., sí pudieron haber usado el plural. (Ustedes verán, aplaudirán; ellas estarán, actuarán…).

Un lector desea saber si estas dos palabras aparecen registradas en el diccionario o si se trata de «un invento cubano»: zarrapastroso y arrechucho. No es una creación nuestra. La primera quiere decir ‘andrajoso, desaliñado, despreciable’. La segunda es ‘arranque, ímpetu de cólera, prontitud excesiva’. Las dos son correctas. Igual que el verbo arrechuchar (empujar).

¿Por qué se dice «casanova» al hombre mujeriego? A causa de un italiano, Giovanni Giacomo Casanova de Seingalt (Venecia, 1725-Bohemia, 1798), que escribió Historia de mi vida, libro de memorias donde narra su existencia plagada de aventuras amorosas.