Búsqueda Personalizada

sábado, octubre 06, 2007

Salto hacia la soberanía tecnológica

Por Leticia Martínez y Orfilio Peláez (Granma)

Una noticia recorre las aulas y pasillos de la Universidad de las Ciencias Informáticas: el sitio web de la Sociedad de Computación del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE), la más antigua y prestigiosa asociación académica no lucrativa del mundo, publicó hace unos días los nueve premios de honor del concurso internacional Historia de la Computación en su segunda edición. Los finalistas representan casas de altos estudios de Japón, India, Eslovaquia, Estados Unidos, Nepal, Canadá y tres equipos de Cuba, precisamente de la UCI.

El certamen contó con la participación de 120 equipos, provenientes de 56 universidades de 27 países, los cuales investigaron sobre hechos y personalidades poco conocidos de la historia de la informática. Cada grupo estuvo formado por cuatro estudiantes y un tutor, los que debían tratar temas de interés para la comunidad cibernética internacional presentados en un sitio web en idioma inglés.

Luego del lanzamiento de la convocatoria en el pasado mes de febrero, la UCI preparó una jornada de seminarios en cada una de sus facultades. De 38 propuestas se escogieron 18 trabajos que representaron a la institución en el singular evento. Finalmente, tres obtuvieron premios de honor.

DE 15 CUBANOS Y LA IEEE

Conversar con los estudiantes galardonados es un privilegio. Las primeras palabras delataron el nerviosismo y la humildad de muchachos aún sorprendidos con la noticia. Pero bastaron minutos para demostrar el orgullo y el amor con que defienden cada investigación distinguida.

Meritorio esfuerzo si se tiene en cuenta que la participación en el concurso fue compartida con las tareas docentes y productivas habituales, incluidos pruebas finales, proyectos de cursos, y, en algunos casos, hasta tesis de diploma.

Hablan de noches sin dormir, sobre el rastreo incansable de una información casi inexistente, de los duros exámenes y el poco tiempo para estudiar, de la ayuda inestimable de la familia y del apoyo del profesor Tomás López Jiménez, principal impulsor de este empeño.

"Cada uno de estos proyectos tenía tres partes fundamentales: la investigación del asunto, la programación y el diseño del sitio web. En nuestro caso específico, las limitaciones impuestas por el bloqueo nos obligaron a emplear software libres en lugar de programas con licencia norteamericana, lo cual era una desventaja exclusiva para los cubanos", enfatizó el profesor López Jiménez.

Dania Rosa, Irán Roberto, Yaimi, José Alejandro, y el tutor Joelsy son los autores del trabajo "La Historia de la Criptografía en Cuba", premiado por el IEEE. Estos muchachos cursaban el tercer año de la carrera y se dedicaron a investigar cómo fue utilizada la criptografía durante las luchas libertarias.

Otro de los lauros lo obtuvo la investigación "Historia de la tecnología Háptica", original estudio sobre el uso de esta tecnología basada en buscar una mayor interrelación entre el hombre y la realidad virtual a partir del logro de sensaciones táctiles cada vez más reales, y que actualmente se utiliza en simuladores quirúrgicos, entre otros fines. En el empeño por descubrir los antecedentes de este proceder se enfrascaron Andy, Marvyn Amado, Rolando, Osvaldo y el profesor Lidiexy, mientras estaban en su cuarto año de estudio.

Con el trabajo "Historia de los medios de almacenamiento", Aliennis, Deivis, Michel, Lester y la tutora Yadilka investigaron el nacimiento y desarrollo de los dispositivos utilizados por el hombre para guardar información, desde el papiro hasta las sofisticadas memorias flash. En el sitio web se presenta, además, una galería con imágenes de dichos medios y un área de entretenimiento que, mediante el clásico juego del "ahorcado", mide los conocimientos en historia de la computación.

El profesor Tomás comentó a los reporteros de Granma que "los premios fueron otorgados por un jurado internacional integrado por más de 50 reconocidas personalidades académicas y profesionales de la Sociedad de Computación del IEEE. Los trabajos ganadores se caracterizaron por su elevada puntuación, a partir de su alta calidad científico-técnica así como por el interés, validez y originalidad de los temas de investigación seleccionados, la profundidad con que fueron tratados, la creatividad de su diseño de presentación, el uso de las herramientas computacionales seleccionadas, la calidad y el rigor de las referencias de información ofrecidas, la robustez de los enlaces informáticos empleados y el buen uso de otros aspectos de la tecnología web, todo lo cual en el caso de Cuba se desarrolló sobre software libre".

Los estudiantes universitarios de la UCI, ganadores del concurso internacional convocado por el IEEE, provienen de Taguasco, Fomento, Contramaestre, Camagüey, Holguín, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Ciudad de La Habana, Sandino y San Luis, y muestran cómo la juventud cubana se abre paso en el difícil mundo de la informática.

LA CIUDAD POR DENTRO

La entrada a la UCI sorprende al más desprevenido visitante. La limpieza de sus calles y edificios y el cuidado de los jardines impresionan desde la primera ojeada. Súmese a ello la perfecta conjugación del entorno con obras de arte donadas por sus creadores, desde una escultura de Kcho hasta un mural de Flora Fong.

Además de los edificios docentes y los destinados para la residencia de estudiantes y profesores, la Ciudad Universitaria cuenta con un salón de exposiciones, aulas especializadas para practicar manifestaciones artísticas, policlínico, consultorios médicos, peluquería y barbería, oficina de correos, tienda y hasta un banco para el pago del estipendio y el salario de sus trabajadores en soporte magnético. Todos los servicios propios de una ciudad donde radican unas 15 000 personas.

La Plaza Mella y el Centro Cultural Wifredo Lam son testigos de las actividades culturales y recreativas de la institución. A pesar de que en muchas personas todavía persiste la idea del "geniecito" cibernético sentado las 24 horas frente a un monitor, los estudiantes de la UCI atesoran 8 premios nacionales en el Festival de Artistas Aficionados de la FEU, y sus áreas deportivas, habitualmente concurridas, acogen a quienes ya ostentan el segundo lugar en las Universiadas Nacionales del Deporte.

Aunque todavía se escuchan los ecos de la primera graduación, como Ingenieros, de 1 334 jóvenes de todo el país, efectuada el pasado 19 de julio, la UCI comienza su nuevo curso con la fuerza del primer día. La dedicación al estudio y el esfuerzo cotidiano en todas las tareas los acerca cada día más a la meta expresada por el Comandante en Jefe de convertirse en una Universidad de Excelencia.

¿Qué es el IEEE?

El Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, más conocido por las siglas IEEE, es la mayor asociación internacional sin fines de lucro formada por profesionales de las nuevas tecnologías, como ingenieros eléctricos, ingenieros en electrónica y telecomunicación, y científicos de la computación. Radica en Estados Unidos.

Su creación se remonta al año 1884, y cuenta entre sus fundadores con personalidades de la talla de Thomas Alva Edison, Alexander Graham Bell y Franklin Leonard Pope.

Con más de 360 000 voluntarios en 175 países, el IEEE es una autoridad líder y de máximo prestigio en las áreas técnicas derivadas de la eléctrica original, desde ingeniería computacional, tecnologías biomédica y aeroespacial, hasta las áreas de energía eléctrica, control, telecomunicaciones y electrónica de consumo, entre otras.

Acorde con su lema "Vinculando al Mundo", el trabajo del IEEE consiste en promover la creatividad, el desarrollo y la integración, compartir y aplicar los avances en las tecnologías de la información, electrónica y ciencias en general para beneficio de la humanidad y de los mismos profesionales.

Las ediciones del Concurso sobre Historia de la Informática convocan exclusivamente a estudiantes universitarios de todo el mundo.

HISTORIA DE UNA SIGLA

Asentada en el propio lugar donde radicara el otrora Centro Radioelectrónico de Torrens, la UCI tiene la particularidad de ser una universidad docente-productiva, pues además de formar a especialistas de primer nivel en ciencias informáticas, tiene la misión de generar productos y servicios informáticos, así como soluciones tecnológicas integrales para la economía nacional y la exportación, a través de un amplio grupo de programas.

Según explicó a este diario el rector de la UCI, Melchor Gil Morell, la idea de crear una universidad de las ciencias informáticas fue esbozada por el Comandante en Jefe el 23 de marzo del 2002, durante una reunión de la Batalla de Ideas.

"Con su habitual luz larga, Fidel argumentó sobre cómo la informática podría convertirse en una potente fuerza científica y económica para el desarrollo acelerado del país."

El 30 de mayo, precisa, se indican las primeras acciones y ya en los primeros días de junio comienzan los trabajos de remodelación de las edificaciones de lo que fuera sede de la brigada militar soviética y donde permanecía un centro ruso de información. Los edificios, el terreno y otras instalaciones fueron entregados por el MINFAR para crear la Universidad de las Ciencias Informáticas.

Cuenta que a mediados del mes de julio lo nombran Rector de la futura universidad. A la par de las obras ingenieras, señala, tuvimos que captar a profesores y estudiantes de todo el país para la nueva universidad, además de organizar y diseñar los programas de estudio.

El 31 de agosto del 2002 se fue el último soldado ruso y el 14 de septiembre llegaron los primeros 2 008 alumnos. Unos días después, el 23, abrió sus puertas el primer curso de la UCI.

"Fue una verdadera proeza constructiva y organizativa el lograr echar a andar la Universidad de las Ciencias Informáticas en solo 106 días. Puedo decir que en esta labor participaron de alguna forma casi todos los ministerios, organismos de la Administración Central del Estado, empresas de la construcción, muchos centros de educación superior. De manera particular vale reconocer el destacado apoyo de la Unión de Jóvenes Comunistas, del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana y de la Universidad Central de Las Villas."

APUESTA POR LA INDUSTRIA DEL SOFTWARE

Refiere Melchor Gil que la UCI ocupa una superficie de 268 hectáreas, sin contar las áreas logísticas, y tiene más de 11 000 estudiantes entre las diez facultades de la sede central y las tres facultades regionales ubicadas en Granma, Ciego de Ávila y Artemisa. Sus estudiantes se gradúan como Ingenieros en Ciencias Informáticas, pero en dependencia de los proyectos a los cuales estén vinculados reciben asignaturas adicionales relacionadas con dichos perfiles, como pueden ser, por ejemplo, bioinformática, telecomunicaciones, seguridad informática, entornos virtuales, entre otros, con especial énfasis en el uso del software de código abierto.

En nuestra institución, indica el Rector, los alumnos participan junto con sus profesores y especialistas de otras universidades y empresas de la nación en alguno de los más de 160 proyectos productivos en ejecución, la mayoría de los cuales tributan a los principales sectores del país y a las exportaciones.

"La principal prioridad es el desarrollo de programas de computación destinados al sistema de salud, la educación, el Polo Científico, entre otros. Por ejemplo, la introducción de uno de estos productos permitirá que nuestros médicos puedan hacer un uso más eficaz de las imágenes que aportan los equipos diagnósticos de alta tecnología que se están instalando en nuestros hospitales. Realmente, hoy somos un centro de referencia para la industria nacional del software, con productos de altísima calidad. Este modelo de universidad productiva diseñado por Fidel, integrador del talento y del conocimiento de esta rama en todo el país, incluye además a los 30 000 estudiantes de los Politécnicos de Informática y ha permitido los resultados en la exportación que hoy muestra la infraestructura productiva de la UCI en el marco del ALBA."

El crecimiento de las exportaciones de software y de una amplia gama de servicios informáticos, incluidas las soluciones tecnológicas integrales (contemplan la integración de hardware y software, la instalación del producto, el adiestramiento de especialistas y las operaciones de postventa), ha aportado ingresos superiores a lo que ha costado la inversión de la UCI, señaló Gil.

Dotada de una sólida plataforma tecnológica para la docencia, la Universidad de las Ciencias Informáticas tiene una red interna, integrada por más de 7 000 computadoras, la mayor de su tipo existente en el archipiélago cubano.

Más allá de su consagrado sistema de estudio y trabajo, en esta verdadera ciudad del conocimiento se forman jóvenes ingenieros comprometidos con la Patria y plenamente conscientes de cómo sus aportes pueden convertirse en riquezas para el bienestar del pueblo.

Para Melchor, dirigir la UCI desde su primer curso ha sido un verdadero premio que nunca esperó merecer. Los éxitos alcanzados, afirma, "son frutos del trabajo colectivo de todo el personal sin distinción, del apoyo de las demás universidades, y de la permanente atención del Comandante".

Habla con orgullo de los tres equipos de alumnos del centro que clasificaron entre los nueve finalistas del ya citado concurso de la Sociedad de Computación del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE).

"Somos el único país con tres finalistas. A ello se suma el primero y tercer premios del Foro de Jóvenes de la Exposición Mundial de la Unión Internacional de Telecomunicaciones 2007. Creo sinceramente que la UCI representa un salto en el camino por alcanzar la soberanía tecnológica que tanto el país necesita. Una vez más, la vida le dio la razón a Fidel, gestor de este audaz sueño convertido en realidad", sentenció.

Relación de los tres equipos galardonados en el Concurso

Equipo 1
Dania Rosa Hernández Quintana
Irán Roberto Rodríguez Moreno
Yaimi Hernández Mora
José Alejandro García Calderón
Joelsy Porven Rubier (tutor)

Equipo 2
Andy Trujillo Rivero
Marvyn Amado Márquez Rodríguez
Rolando Kindelán Núñez
Osvaldo Pereira Barzaga
Lidiexy Alonso Hernández (tutor)

Equipo 3
Aliennis González Hurtado
Deivis Álvarez Mendoza
Michel Arias Arias
Lester Guerra Denis
Yadilka Suárez-Inclán Rivero (tutor)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me interesaria saber si la UCI es una Universidad q tiene tanto q ensenar pq no tiene un sitio Web como todas las Universidades del mundo.
Gracias

Juan M. Garcia dijo...

Hola anonimo, quienquiera que seas, coincido contigo, una universidad de informaticos deberia tener un sitio web como todas las demas, sobre todo teniendo la calidad que tiene y la tecnologia y el personal capacitado para crear una buena pagina web.
Saludos Desde Cuba