Búsqueda Personalizada

martes, enero 22, 2013

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN


¿«Querramos» o «queramos»?
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

El correo electrónico es casi indispensable y lo necesitamos de veras para trabajar. No debemos subutilizarlo enviando solo chistes, fotos tontas, opiniones de este y de aquel, mensajes que alguien calificó muy justamente de intrascendentes.

Pasamos muchas horas frente a la computadora, y perdemos el tiempo, impacientes, recibiendo, leyendo y contestando tonterías que son precisamente las que más minutos demoran en pasar. ¿Y qué me dices de las cadenas? Son insoportables; por supuesto, no las sigo, mucho menos esas que prometen castigos de enfermedades y muertes si las «rompes». ¡Qué estupidez!

Un autor escribió: «Uso y abuso de la guayabera». Yo escribiría, si pudiera: «Uso y abuso del correo electrónico». Cuando terminamos de ver y de responder tanta basura, no tenemos ánimo para escribir lo que teníamos que enviar a la redacción o a la editorial.

Mayra Pérez me llamó para decirme que vio en un documental televisivo: «Wanajay» (en lugar de Guanajay, municipio de la joven provincia de Artemisa). Mientras hablábamos, el esposo le recordó que hacía unos días ellos descubrieron: la cede (en lugar de la sede) de un acto de la FEU. Sede es lugar donde tiene su residencia una entidad, sitio donde se celebra un acto, entre otras acepciones. Cede es una forma del verbo ceder.

En Cuba empleamos frecuentemente novelero, novelera, con el sentido de amigo de novedades, ficciones y cuentos, pero nunca con el de inconstante y vano en el modo de proceder que es su segunda acepción. Con ambas aparece registrada la palabra. De igual significado usamos lamparero, lamparera. Esta última voz no está registrada con esa acepción, sino con la de «quien vende lámparas».

Se escucha decir: «Ayer fui en casa de Fulana». ¿A quién se le ocurre ir «en una casa», en lugar de «a una casa»? Lo correcto es: fui en carro, en tren, en motocicleta, a pie, pero no en casa, a no ser que se trate de una casa rodante, entonces iríamos en casa de Fulana, la dueña del trailer.

Repito: No digamos: «querramos», en vez de queramos, ni: «se encontraron allí varios jefes de Estados», sino: varios jefes de Estado.

Una lectora leyó en la prensa extranjera que habían quemado a alguien, cuando lo habían cesanteado. Parece una mala traducción de to fire en inglés (quemar) que es slang y significa: cesantear, botar, echar.