Búsqueda Personalizada

sábado, diciembre 22, 2012

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN


Aclaraciones sobre el uso del vocativo en las frases interrogativas

Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Me envían un artículo muy interesante acerca de la decadencia de nuestra lengua. «Se habla un español zarrapastroso», opinó el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, quien fuera director de la Real Academia Española, y ofrece un ejemplo: «Hoy todo es complicado. Olvidamos los términos arduo, laborioso, difícil, complejo». Se escribe mucho, pero pobre.

Durante una manifestación de protesta contra Bush, la traducción de un letrero era: «Presidente, corte la cinta roja y ayúdenos». Red tape (cinta roja en inglés) significa burocracia. ¿Su origen? Antiguamente en Inglaterra se ataban los documentos legales con una banda de ese color. En los procedimientos de búsqueda, confirmación, etc., originaba tardanza o inacción. Por tanto, se le dio tal nombre a la influencia excesiva de los empleados públicos en los negocios del Estado.

Músico o música, según el sexo, es la persona que se dedica a la música. Ella se ha convertido en una música excelente. No debe emplearse el masculino para referirse a una mujer: «la músico». Eso aconseja la RAE.

LA RESPUESTA DE HOY

Una camagüeyana pregunta: «¿Es correcto lo que he leído hace poco? Vea usted: “¿Y dónde estás?, ¿y quién es él?”». No, por supuesto, debieron haber dejado la conjunción fuera de los signos de interrogación: «y ¿dónde estás?», «y ¿quién es él?». Las preguntas, en este caso, comienzan con «dónde» y con «quién». En: ¿desde dónde viene?, ¿de qué se trata?, ¿a quién te refieres?: sí se escribe la preposición entre los signos. En: ¿Ella es tu profesora? o ¿María entendió la respuesta?, igual: el sustantivo y el pronombre van dentro de los signos. Cuando se usa un vocativo va fuera: María, ¿entendió la respuesta?, pero: ¿Entendió la respuesta, María?

Estimado lector, «un hombre autodidacto» no constituye un error. La nueva tendencia orienta que siga vigente su empleo originario como adjetivo de dos terminaciones, pero aclara que hoy es más frecuente emplear la forma «autodidacta» también para el masculino. Así que «un hombre autodidacta» tampoco es un disparate.