Búsqueda Personalizada

viernes, febrero 29, 2008

SERGIO CORRIERI, UNA HUELLA PERDURABLE

La Habana, 29 feb (PL) Pilar del cine y el teatro cubanos, el recién fallecido actor Sergio Corrieri deja tras sí una estela palpable en la cultura de la isla, que enriqueció con su huella perdurable.

De ella forman parte un filme como Memorias del subdesarrollo y su entrega al frente del Grupo Teatro Escambray, de profunda proyección social.

Considerado uno de los mejores 100 largometrajes de la historia del cine, la película de Tomás Gutiérrez Alea está asociada a su imagen en la piel del intelectual distanciado pero incapaz de sustraer su curiosidad a los cambios sociales que se precipitan en su país.

Cambios que derrumban el mundo en que ha vivido hasta entonces, y que el protagonista otea desde su telescopio enfocado hacia el malecón habanero mientras una multitud derriba el águila símbolo del poderío y expansión norteamericanos.

De la mano de Gutiérrez Alea, su Sergio encarnó "la soledad y el desamparo de los que deciden permanecer al margen de la historia".

Sergio y David. Dos personajes contrapuestos en los que Corrieri permanecerá vivo siempre. David, el agente de la Seguridad Cubana infiltrado en las entrañas enemigas para salvaguardar y preservar el destino de su patria.

El serial televisivo En silencio ha tenido que ser, que cobijó su David en 1981, forma parte de la memoria afectiva de varias generaciones de cubanos, con sus personajes concebidos no como super héroes, sino como seres de carne y hueso, terrenales, humanos.

Modesto por naturaleza, ningún elogio fue capaz de enturbiar esa condición que mantuvo hasta el final de sus días cuando, ya enfermo, continuó dirigiendo el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, al que insufló sus mejores energías creativas.

Graduado como actor en 1957, fue fundador, actor y director del grupo Teatro Estudio, que nació a finales de los años 50 con pronunciamientos avanzados sobre la relación teatro-sociedad.

La compañía introdujo por primera vez, de forma sistemática y organizada, los postulados del método Stanislavski en la actuación.

En ese colectivo permaneció hasta 1968 cuando marchó a la región central del Escambray para fundar una agrupación que sigue latiendo hoy, y que definió como el "útero de donde vino el teatro contemporáneo cubano".

Fue una novedad -añadió en una reciente entrevista-, vinculó las ciencias sociales y la investigación al arte escénico y generó una dramaturgia muy particular: participativa y, al mismo tiempo, crítica.

Cuando decidió asumir ese proyecto era un actor consolidado internacionalmente con propuestas de trabajo en España, Italia y la entonces Unión Soviética. Años después rememoraría esta experiencia como un micromundo que lo marcó para siempre.

Llegado el momento, no vaciló en renunciar a la actuación para desempeñar responsabilidades al margen de lo artístico pero emparentadas con la cultura, como la de vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión.

Más tarde, de 1987 hasta finales de los años 90 fue jefe del Departamento de Cultura del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. En 1990 pasó a dirigir el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblo.

Con una variada filmografía, 12 títulos en los que sobresalen filmes como Memorias del subdesarrollo, El hombre de Maisinicú y David, Sergio Corrieri poseía, al morir, numerosas distinciones, entre ellas la Orden Félix Varela, otorgada por el Consejo de Estado.

También la Orden Alejo Carpentier, el Premio Nacional de Teatro, el Premio Ollantay del Centro Latinoamericano de Creación e Investigación y el premio a la mejor actuación masculina en el Festival de Moscú por El hombre de Maisinicú.

Una vez le preguntaron si nunca había sentido nostalgia por los escenarios. Su respuesta fue elocuente y precisa: los tiempos han sido tan duros, dijo, que no ha habido mucho espacio para la nostalgia.

ARTICULOS RELACIONADOS

Sergio Corrieri: Sin tiempo para la nostalgia
Por Aracelys Bedevia (Juventud Rebelde)

Sergio Corrieri, el arte por la Revolución
Por Pedro de la Hoz (Granma)

Sergio Corrieri: Un hombre de todos los tiempos
Por José Luis Estrada Betancourt (Juventud Rebelde)

3 comentarios:

Renegade Eye dijo...

Thank you for that very nice tribute. "Memories of underdevelopment" is a great legacy.



Regards.

nestor dijo...

JUan: he añadido su blog al mio pero cuando setilda aparece otro blog que no es el suyo.

Yo lo añadí con ´la siguiente dirección:
http://desdecuba.blogspot.com

¿es la correcta?

Juan M. Garcia dijo...

Hola Nestor: El error es sencillo. Mi blog es http://desde-cuba.blogspot.com. Solo falto el guión entre desde y Cuba.
saludos
Juan