Búsqueda Personalizada

jueves, diciembre 27, 2012

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Cromañón

Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Caricatura: LAZ
Querida Walkyria: Muchas, muchas gracias por tus palabras. Siempre te recuerdo, como a todos los que tienen presente a nuestro amigo Guille, «el Genio».

Cromañón, así, con eñe, es la grafía que se emplea actualmente para designar al homínido cuyos restos se encontraron en la grieta llamada Cro-Magnon, en el sur de Francia. El plural es cromañones. Incluso el nombre de la cueva se escribe ahora en español: Cromañón, igualmente, pero con inicial mayúscula, por ser un sitio geográfico.

«Descontráyete», dijo un entrenador, que pretendía crear un nuevo compuesto de contraer. Claro está que debió haber usado: descontráete, o mejor: relájate, láxate, aflójate, ablándate. Así se hubiera evitado el error. Cuando no estemos seguros de cómo pronunciar una palabra, busquemos el sinónimo. En español nos sobran. Recordemos el cuento de un joven semianalfabeto que escribió a la novia: «Quiero verte el viernes». Como tenía dudas de la letra con que se escribía viernes, prefirió dejarlo para el domingo.

El apellido de la artista cubana de la plástica —ya fallecida— Antonia Eiriz, no se pronuncia con la fuerza en la última sílaba. Fijémonos que termina en zeta y no lleva tilde en la vocal inicial.

Oí: «la realce» en lugar de: el realce. Significa, como sabemos, adorno o labor que sobresale en la superficie de una cosa. Figuradamente: lustre, estimación, grandeza sobresaliente. Hay otras acepciones.

Ecología es la ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su entorno. Parte de la sociología que se ocupa de la relación entre los grupos humanos y su ambiente tanto físico como social.

En Cuba usamos papear con su sentido figurado: comer. Quiere decir balbucir, tartamudear, hablar sin sentido. Ambas acepciones aparecen registradas.

LA RESPUESTA DE HOY

Alguien oyó la palabra demiurgo, y desea saber qué significa. Procede de una voz griega, cuyo sentido es creador. Dios creador de la filosofía de los platónicos y alejandrinos. También se llama así al alma universal, principio activo del mundo según los gnósticos, que abrazaban la doctrina filosófico religiosa de los primeros siglos de la Iglesia; basa la salvación en el conocimiento absoluto e intuitivo, fruto de la iluminación espontánea y reservado a los iniciados. Esa religión mezcla los elementos del misticismo oriental con tradiciones hebreas y griegas.