Búsqueda Personalizada

jueves, octubre 11, 2012

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Erratas
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Caricatura: LAZ
Pedí permiso a los editores para repetir dos párrafos con errores, que aparecieron recientemente en esta sección: en el primer caso fue una errata: Pensé que alguien había escrito: «el calor» por «la calor» (martes 17 de septiembre), cuando me refería a los versos de Alberti. Me explican que el corrector ortográfico de los procesadores de texto de las computadoras, en ocasiones, cambia lo que considera disparates. Así que «la», en lugar de «el». Pero recuerda: «Hace un calor tremendo», y no «una calor tremenda».

Escribí: «Calor es masculino (no ambiguo) en la lengua culta. En tiempos medievales era normal su empleo como femenino. Los diccionarios aclaran que los literatos emplean: «la calor» para dar un matiz arcaizante, si así lo desean. Por ejemplo, en esa bellísima composición: Se equivocó la paloma, el gran Rafael Alberti, la utiliza con ese género. El resultado no pudiera haber sido mejor».

En el otro: se borró, lamentablemente, la segunda acepción de degustar (martes 1ro. de octubre), que tampoco es comer; pero no debió salir una sola significación, con el rotundo final de: «Solamente eso». Degustar significa «probar una comida o bebida para valorar su sabor, y figuradamente, saborear y percibir con deleite otras sensaciones desagradables». Solamente eso.

Por cierto, La expresión Honni soit qui mal i pense va con i, no con ye.

LA RESPUESTA DE HOY

Creme de vie (se pronuncia aproximadamente crem de vi), es una bebida hecha con leche condensada, yemas de huevo, ron o coñac —ya la palabra está castellanizada— y otros ingredientes. Su nombre significa en francés: crema de vida. Pudiéramos llamarla indistintamente en una de las dos lenguas; mas no crema de vie, esa combinación que tanto se usa en Cuba. También le dicen: «lechita».

«Cuchar» no está registrada; no es un verbo. A nadie, por supuesto, se le oye: «Yo cucho», «tú cuchas»; sin embargo, la emplean con frecuencia en imperativo: «¡Cucha ese ruido!». Evitémoslo. Lo correcto es: Escucha ese ruido.