Búsqueda Personalizada

martes, abril 17, 2012

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Precisiones sobre los términos Nobel y Nóvel
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Caricatura: LAZ
Un lector me pregunta la diferencia entre los vocablos homosexual y metrosexual. El primero se dice de las personas que sienten atracción sexual por otras de su mismo sexo. El segundo califica al hombre que presta una importancia exagerada a su aspecto físico, que se preocupa por aplicarse cosméticos, por usar la ropa y los accesorios que han llevado siempre las damas.

He hablado de la diferencia entre arrogarse y abrogarse. Arrogarse es atribuirse una facultad, un derecho, un mérito. No soporto que nadie se arrogue el derecho a disponer de mi tiempo. Y ese no es un ejemplo simplemente; es verdad. Abrogar significa abolir. Existe otra palabra muy parecida: irrogar, causar un perjuicio o daño a alguien. No digamos «irrogarse», este verbo no es pronominal.

Una de las preguntas que me hacen los lectores con más frecuencia es: «¿Cómo se pronuncia premio Nóbel o Nobel?» No sé por qué tanta gente se empeña en usar Nóbel. Nóvel es nuevo y se escribe con uve; quizá sea esa la causa de la confusión. Si nos estamos refiriendo al premio debe escribirse siempre con mayúscula inicial y es invariable en plural: los premios Nobel. En cambio, cuando se refiere a la persona que lo ha recibido va siempre en minúscula y admite plural: los autores nobeles.

Igual confusión genera el premio Óscar. Ya españolizado, no ha de faltarle la tilde. Pluraliza en Óscares. Cuando le anteponemos la voz premio, se usa en singular: premios Óscar. Si alguien gana uno de estos, se emplea un adjetivo que no se necesita: la actriz «oscarizada».

Después que he dicho tantas veces que evacúo y adecúo son errores, porque los verbos terminados en ear, si tienen delante la ge o la ce se conjugan como averiguar, estoy encontrando a cada paso, en cuanto libro que acerca del lenguaje consulto, que son válidas también, y a pesar de que sigue manteniéndose esta regla, se admite en ambos la misma acentuación que la de actuar. Así es que digan evacúo, adecúo, si quieren. Yo no pienso cambiarlo mientras no constituya un error. Ya para entonces no estaré por este plano, como aseguran los espiritistas.