Búsqueda Personalizada

martes, noviembre 22, 2011

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Matar la araña
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Caricatura: LAZ
Leí: «Es posible que hayan quienes piensen de otra manera». Lo correcto hubiera sido: «Es posible que haya quienes piensen de otra manera». Aquí el verbo haber está empleado como impersonal, y usado como tal, nunca va en plural.

Encontrarán en un librito mío algo bastante semejante, que me hizo casi sufrir un infarto. Juro que no es mi culpa: sucede que, en las editoras, intervienen varias personas en la confección de los libros, y como se decía antes: «Muchas manos en un plato, tocan a arrebato». Tocar a arrebato era un toque de campanas que indicaba incendio o peligro grande para todos. Ya no se usa, salvo en frases como esta, en lenguaje figurado; ya hay teléfonos y otros medios para avisar de cualquier contingencia.

El árbitro es la persona encargada de decidir y solucionar un conflicto entre distintas partes, el profesional que vela por el cumplimiento del reglamento en un encuentro deportivo. El femenino es árbitra. No debe decirse «la árbitro», ni «el árbitra», a pesar de esa regla archiconocida de que ante la a tónica de una palabra va el y un. Pues, ¿qué les digo?, que eso que tan mal sonó a los oídos de algunos lectores, y sigue sonando también a los míos: la árbitra, una árbitra, es lo correcto.

La bebida que se prepara con refresco de cola y ron: cubalibre, se escribe con minúscula, y preferiblemente en una sola palabra. Es masculina entre nosotros y en casi todo el territorio peninsular español, pero femenina en Chile, México y Venezuela. El plural es cubalibres, pero se acepta, aunque no se aconseja, cuba libre o cuba-libre, cuyo plural sería entonces: cubas libres o cubas-libres.

Tétano o tétanos, de ambos modos se llama a esa enfermedad que produce rigidez o tensión convulsiva de los músculos, que en salud están sometidos al imperio de la voluntad. Penetra generalmente por las heridas.

Una lectora oyó: «Estábamos matando la araña», y desea saber el significado de la expresión. Se usa por «pasábamos un rato». Ayer jugamos a las cartas para matar la araña.