Búsqueda Personalizada

sábado, noviembre 05, 2011

CARDENAL ANUNCIA LLEGADA DE IMAGEN DE VIRGEN A CAPITAL CUBANA

Tomado de Prensa Latina 

Cardenal Jaime Ortega y Alamino

La Habana.- El cardenal cubano Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, anunció la próxima llegada a esta capital de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, en peregrinaje por los 400 años de su hallazgo.

En un mensaje difundido por la televisión nacional, Ortega refirió que la imagen de la Virgen arribará el 6 de noviembre a las 10:00 (hora local) por Playa Baracoa, y recorrerá todos los municipios para concluir en la Habana Vieja en los días de Navidad.

La gran misa final de esta peregrinación nacional, informó, será el 30 de diciembre a las 16:00 (hora local) en la Avenida del Puerto.

El Cardenal recordó que -según la tradición católica- en 1612 tres buscadores de sal hallaron en la bahía de Nipe, en la región oriental del archipiélago, una imagen de la Virgen María que flotaba sobre una tabla donde podía leerse "Yo soy la Virgen de la Caridad".

Ortega señaló que el año próximo se cumplirán cuatro siglos de aquel hallazgo y ese es el motivo de la peregrinación de la imagen desde el extremo oriental de Cuba hasta el Cabo de San Antonio (extremo occidental).

Subrayó que cientos de miles de católicos cubanos la han venerado a su paso por pueblos y ciudades del país con "profunda fe y devoción", "porque María de la Caridad es más que símbolo nacional y patriótico, es nuestra Santa Patrona".

El 2012 será un año jubilar de peregrinaciones a la Basílica y Santuario de El Cobre (ubicado en la oriental provincia de Santiago de Cuba) para venerar a la Virgen de la Caridad en la misma imagen que llegó a nosotros hace 400 años, indicó el cardenal.

De acuerdo con Ortega, ante ella han hecho oración patriotas de la nación caribeña que lucharon por la independencia.

Como ejemplo mencionó que el día de su bautismo, uno de los luchadores emblemáticos de esas contiendas, Antonio Maceo, fue presentado, ante esa imagen, por Mariana Grajales, "su extraordinaria madre", que quiso darle a su hijo el nombre de Antonio de la Caridad Maceo y Grajales.

Agregó que más tarde, en medio del fragor de las batallas, el General Antonio llevaba siempre en su pecho la medalla de la Virgen de la Caridad.

Dejemos brotar en nuestros corazones los sentimientos de reconciliación y de fraternidad que nuestra Patrona viene a sembrar en todos los cubanos, porque la Caridad nos une, subrayó.