Búsqueda Personalizada

jueves, agosto 11, 2011

¿OLA DE CALOR?, NADA

Por Orfilio Peláez (Granma)
Foto: Yaimí Ravelo

Como ocurre de manera habitual en cada verano, casi a diario y sobre todo en el horario del mediodía, los cubanos nos quejamos del calor sofocante y el tema figura entre los más recurrentes en cualquier conversación, aun cuando las personas no se conozcan.

Incluso, hay quienes ya especulan sobre la posibilidad de que en nuestro archipiélago pueda haber una ola de calor en el transcurso de agosto, tomando en cuenta las elevadas temperaturas registradas en otras regiones geográficas, y que precisamente este mes constituye el más cálido del año en Cuba.

El doctor en Ciencias Ramón Pérez, del Centro del Clima del Instituto de Meteorología, explicó a Granma que el mencionado fenómeno se refiere a situaciones atmosféricas muy particulares que tienen lugar en latitudes medias y zonas continentales, cuando las temperaturas alcanzan valores extremos por encima de los 40 grados Celsius, lo que unido a la baja humedad reinante, provocan la muerte de seres humanos por deshidratación y otras causas.

Puso de ejemplo lo sucedido el pasado mes de julio en alrededor de 30 estados del centro y este de los Estados Unidos, donde los elevadísimos valores de las temperaturas ocasionaron el fallecimiento de más de una veintena de personas.

Vale recordar también las intensas olas de calor acaecidas en años anteriores en Rusia, España, Francia, Portugal y otros países de Europa y Asia, durante las cuales perdieron la vida miles de personas, sobre todo ancianos.

En el caso específico de Cuba, precisó el especialista, resulta sumamente improbable llegar a tal situación, pues debido a su condición insular rodeada de agua, la brisa marina siempre será un factor atenuante para que no se registren condiciones de calor tan extremas, a lo que debe añadirse el usual refrescamiento de la atmósfera causado por las típicas tormentas eléctricas y lluvias de las tardes veraniegas.

La causa de que las personas sientan esa sensación de calor agobiante obedece a la combinación de los altos niveles de humedad relativa, intensa radiación solar y la debilidad de los vientos. Ello se acrecienta aún más si transcurren varios días consecutivos sin precipitaciones, indicó el doctor Ramón.

De acuerdo con los datos del Centro del Clima, en el recién finalizado julio no hubo ningún récord de temperatura máxima absoluta, mientras el valor de la media nacional apenas rebasó en 0,2 grados el promedio histórico mensual. Tampoco en los primeros nueve días de agosto hay reporte alguno de nueva primacía en las variables anteriores, y los más elevados registros oscilaron entre los 34 y 36 grados.

Si bien hasta el presente el comportamiento del actual periodo estival en Cuba permanece dentro del rango de lo normal,·entre 1951 y el 2010 la temperatura media en la etapa de verano aumentó en 0,8 grados Celsius, lo que confirma la tendencia hacia un clima más cálido en el país.

Para sorpresa de algunos lectores, vale mencionar que el récord nacional de calor es de 38,8 grados Celsius y ocurrió en Jucarito, provincia de Granma, el ¡17 de abril! de 1999. Anteriormente a esa fecha era de 38,6, establecido en el aeropuerto de la ciudad de Guantánamo, el 7 de agosto de 1969.