Búsqueda Personalizada

martes, noviembre 30, 2010

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Testaferro
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Testaferro, del italiano testa —cabeza—, y fierro —hierro— es quien aparece como cabeza de hierro, quien presta su nombre, y con él su prestigio, en un contrato, pretensión o negocio, que pertenece a otra persona.

Algunos dicen: «El niño gorgojea». Lo correcto es gorjea. El verbo gorjear viene del francés gorge, garganta. Significa hacer quiebros con la voz en la garganta. Se usa hablando de los humanos y de los pájaros. En los diccionarios se lee: «El niño está gorjeándose cuando empieza a hablar y a formar la voz en la garganta». Confieso que no lo creía un verbo pronominal. Siempre dije: «El niño está gorjeando».

Sadismo
es palabra derivada de Sade, novelista francés. Es la perversión sexual de quien provoca su propia excitación cometiendo actos de crueldad refinada, con placer de quien la ejecuta.

Antiguamente a los ladrones de perros se les imponía un castigo infamante: besar al animal debajo del rabo. Eso se llamaba: sorrabar. Figuradamente, el vocablo se usa aún como sinónimo de adular.

Siempre que alguien pronuncia: «sajariano», cuando ve escrito: «sahariano», me acuerdo de algo del autor Camilo José Cela, que leí hace tiempo. «... el viento del Saara (le quito la hache para evitar que el lector diga: “Sájara”, que queda más bien tecnocrático)...».

LA RESPUESTA DE HOY

Sí, en español decimos: el señor X, la ciudad X, si desconocemos el nombre o no queremos expresarlo. Los rusos usan en tales casos: el joven N, la calle N.