Búsqueda Personalizada

martes, junio 01, 2010

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Tarde piache
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Hay una anécdota deliciosa que, según se dice, protagonizó Camilo José Cela: Durante una sesión, mientras el orador abusaba de la paciencia del público, alguien le susurró al autor: «Maestro, ¿está usted dormido?» «No —contestó el aludido—, estoy durmiendo». «Y ¿no es acaso igual?» «Hombre, ¿es lo mismo estar fastidiado que fastidiando?» Quien conozca algo acerca de la personalidad que distinguía a aquel ilustre escritor, supondrá que en la respuesta había más de una jota.

Tarde piache es expresión familiar. Pertenece a nuestro idioma, de origen gallego. Significa que alguien ha llegado tarde, o no se ha encontrado a tiempo en un negocio. Mi madre me explicaba que un hombre abrió un huevo para tomárselo crudo. El polluelo estaba ya formado, y al pasarle por la garganta, lo oyó piar. «Piaste tarde», le dijo el comilón en su lengua, algo así como: Ahora, ¿qué puedo hacer ya por ti?

El nombre geográfico Palos de Moguer, tan ligado a nuestra historia, pues de allí salió Colón en su primer viaje, tiene una curiosa etimología: Palos no es en este caso, plural de palo; procede de «palus» (laguna en latín). Cerca de ese poblado existía una antiguamente.

LA RESPUESTA DE HOY

Un lector de Cárdenas leyó algo que escribí acerca de en torno y entorno. No se puede acordar del nombre que recibe esa agrupación de sílabas procedentes de una o más palabras dentro de la frase, para cambiar el significado de estas. Se llama calambur, ¿ya lo recuerda? Hay uno muy conocido; siempre se pone de ejemplo: «Plata no es» y «plátano es».