Búsqueda Personalizada

miércoles, marzo 03, 2010

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Palabras
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Varios amigos me han enviado por correo electrónico un mensaje que critica el uso de la forma femenina del vocablo presidente.

El Diccionario de la Real Academia Española registra no solamente: presidenta, sino también: clienta, dependienta y algunas más, aunque ciertamente, no son abundantes los terminados en -enta.

El verbo ser carece de participio activo. Según el Diccionario Gramatical, de Emilio Martínez Amador, «... las formas del llamado participio activo terminadas en -ante, -(i)ente, existen solo en número muy escaso de verbos castellanos...».

Ente significa lo que es, existe, puede existir; empresa pública, en particular la televisión. Familiarmente «sujeto ridículo o extravagante». El participio pasivo del verbo ser es sido.

Los psicólogos de los países occidentales conocen como «el duelo» o «los días de duelo» al tiempo que transcurre inmediatamente después de la pérdida de un ser querido. Los asiáticos lo llaman: «días de la comida fría».

Estándar es una adaptación a nuestra lengua de la palabra inglesa standard. Como adjetivo significa lo que sirve como modelo, patrón o referencia. Como sustantivo, el estándar es el nivel: «Su estándar de vida es alto». El plural en ambos casos es estándares.

LA RESPUESTA DE HOY

Una lectora, Lourdes Sandoval, ex profesora de primaria, pregunta desde Cienfuegos si es correcta la expresión: «Ni una sed de agua». Cuenta que su abuela la empleaba en frases como: «No me dio ni una sed de agua». Sí, en expresiones de ese tipo, se usa generalmente; quiere decir ni la cosa más pequeña, ni la menos costosa.