Búsqueda Personalizada

sábado, marzo 06, 2010

LAS POSTALES DE DON JUAN

Por Pastor Batista Valdés (Granma)

LAS TUNAS.— Sano orgullo anima a periodistas y lectores. En el contexto de esta Feria, Juan Morales Agüero, corresponsal de Juventud Rebelde aquí, presenta su título Postales tuneras: sugerente compilación de crónicas, entrevistas y reportajes signados por un simpático aire costumbrista.

Agotada totalmente en pocas horas, aquella primera y más breve edición de Postales (2005) mostró lo que bien sabe aprovechar Juan: "la avidez con que el lector clama por esos materiales, genuinamente populares, que laten y subyacen en toda ciudad, pueblo o barriada, por intermedio de relatos, leyendas y realidades asociados a personajes que nunca pretendieron hacer ni pasar a la historia... y, sin embargo, en ella están".

Con un título que su autor dobló a modo de "gancho" (no hace falta decir con qué intención), el libro es resultado de varios lustros hurgando "hasta el fondo en todos los fondos": colecciones de periódicos, otras publicaciones impresas, biblioteca provincial, archivos del territorio, Internet, memoria colectiva, personas, personalidades y personajes de la vida real allende el pergamino…

Gracias a ese don de "roerlo todo", nuestro Don Juan (y no exagero: es respeto) nos permite interactuar con difuntos, deambulantes, macheteras, coreanos, sepultureros, limpiabotas, cardiópatas, caballos, ceibas, molinos, comadronas¼

Las 145 millas (páginas) de Postales son apretada síntesis desgajada a miles de kilómetros entre apuntes y recortes, parte de ellos hospedados en cinco sagradas cajas de cartón que el autor guarda con celo y mordisquea con fino regusto en conspiración con curiosos y lectores.

Tal vez la mejor evidencia de esa confabulada simbiosis esté en las 400 ediciones consecutivas de Variedades: sección dentro de la página cultural del periódico 26, que "enganchó" hasta a los más reacios lectores durante ocho años.

"Mediante ese espacio —explica Morales— establecí un nexo jamás visto, que terminó convirtiendo a la población en reportera o en fuente de nuevas curiosidades.

"Recuerdo que en la edición número 300 sugerí convocar a una especie de concurso entre los seguidores de Variedades. Suponíamos el arribo de una treintena de personas. Error. No cupieron en el periódico. Hubo que bajar al área del parqueo. Vinieron hasta lectores de otras provincias."

Primer título —de varios que dan vueltas en la fértil imaginación de Morales—, Postales tuneras tendrá el privilegio de compartir espacio y atención este viernes 5 con la siempre interesante percepción de Reynaldo González, quien disertará acerca de la literatura y el periodismo, en la sede tunera de la Unión de Periodistas de Cuba.