Búsqueda Personalizada

miércoles, marzo 24, 2010

¿DOS SEMANAS CON TOS PERSISTENTE?

Por José A. de la Osa (Granma)

Vísperas del Día Mundial de la Tuberculosis, este 24 de marzo, Granma preguntó a un especialista en el tema, qué es lo esencial que debemos saber con respecto a esta enfermedad. Dijo textualmente: "Ante una tos persistente (por mas de dos semanas), con expectoración a veces con sangre, unido a manifestaciones generales como fiebre, falta de apetito, cansancio, pérdida de peso y sudoración nocturna debemos acudir al médico sin demora".

Esa "gripe que no se me cura", como solemos decir, debe ser la voz de alerta de que podemos padecer de tuberculosis, cuyos gérmenes se liberan al aire cuando una persona con la afección habla, tose, estornuda, canta, y los síntomas principales que origina son respiratorios.

El doctor Antonio Marrero Figueroa, integrante del Grupo Nacional de Enfermedades Respiratorias del Ministerio de Salud Pública, indicó que las tasas que presenta Cuba, 6 por cada 100 000 habitantes, son "extremadamente bajas", atendiendo a los criterios de la Organización Mundial de la Salud, que plantea que los países que logren tasas por debajo de 25/100 000 se valoran como problema sanitario de moderado a leve.

Sin embargo, la tuberculosis continúa siendo, a comienzos de esta primera década del siglo XXI, una enfermedad infecciosa de gran morbilidad (frecuencia) y mortalidad. La página electrónica principal del Centro de Noticias ONU indica que esta enfermedad curable contagia en América Latina y el Caribe a 40 personas cada hora y provoca la muerte de una cada diez minutos, de acuerdo con estudios de la Organización Panamericana de la Salud.

A nivel mundial, y no solo en nuestra región, el problema radica en la falta de accesibilidad médica, que impide el diagnóstico y el tratamiento oportunos.

La estrategia recomendada por la OMS para el control de esta dolencia es conocida como tratamiento de observación directa (DOTS, sus siglas en inglés), que en Cuba se aplica desde 1971, donde la atención médica y los fármacos que se administran a estos pacientes son gratuitos.

El 24 de marzo de 1882 el médico Roberto Koch, galardonado con el Premio Nobel en 1905, dio a conocer el descubrimiento del agente causal de la tuberculosis, para el que existen terapéuticas de gran efectividad. Lo paradójico es que a 128 años del hallazgo de Koch, como consecuencia de las injusticias sociales prevalecientes, enferman y mueren hoy en el mundo más personas que antes del descubrimiento del científico alemán.