Búsqueda Personalizada

martes, septiembre 30, 2008

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

¿Cuál emplear en cada caso?
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Nuestra sección de este martes será una larga «Respuesta de hoy». Contestaremos la carta que nos envía Nicasio Vázquez, desde Corralillo, Villa Clara. Él dice: «Se suelen usar indistintamente los vocablos: sobre y encima de; dentro, adentro; fuera, afuera; incluso, inclusive; y adelante, delante, alante. Le agradecería una aclaración».

Sobre se considera sinónimo de encima de, y por encima de. Encima de, entre otras acepciones, es posición superior de una cosa con respecto a la que está más bajo, y en contacto o no, con ella. En América se dice también: arriba de. Hay una diferencia sutil entre sobre y encima de. Prefiero decir: La lámpara está sobre la mesa, y el libro está encima del pupitre. Una vez, explicaba esto a mi hija Patricia, que entonces tenía cuatro años, y después que me oyó atentamente, preguntó, Bueno, y ¿por qué no se le dice «encimadecama» a la sobrecama?

Dentro significa en la parte interior de un espacio real o imaginario: Dentro de esa caja, Dentro de mi corazón. También, durante un período de tiempo o al cabo de él: Dentro de un año.

Adentro es hacia o en el interior: Pasar adentro. Igualmente quiere decir pensamientos o sentimientos íntimos de alguien: Para mis adentros.

Fuera, en la parte exterior de un espacio real o imaginario: Lo echó fuera de su habitación. Afuera hacia la parte exterior, o en la parte exterior. Se usa para pedir a alguien que se retire.

Inclusive es sinónimo de incluido, pero se usa pospuesto a una palabra. Los alumnos, cuyos apellidos comiencen con las letras iniciales desde la a hasta la f, ambas inclusive, deberán dirigirse al aula número dos. Incluso es también incluido. Se emplea en casos como: Ama, incluso a quien no lo merece.

Adelante es más allá; se refiere al tiempo que vendrá, y se emplea para invitar a pasar a alguien. También en la frase: De ahora en adelante.

Delante, en posición anterior a algo o a alguien que tomamos como referencia. Igualmente sirve para señalar la primera posición: Estaba delante de mí. Es asimismo, enfrente: Se lo gritó delante de todo el mundo.

Los cubanos usamos algunas veces: «alante», que es un barbarismo, pero indudablemente, muy nuestro. Casi siempre se nos oye en la frase: «Pa´lante, pa’lante como Sánchez Figueras». Con esas palabras arengaba a su tropa ese general, muy conocido en nuestra historia, y no solamente por sus innegables hazañas guerreras.