Búsqueda Personalizada

sábado, marzo 15, 2008

CUBA: ENCUENTRO CON LA HISTORIA AL NATURAL

Por Mayra Pardillo Gómez* (Prensa Latina)

Sancti Spíritus, Cuba (PL).- La mayor concentración de fósiles de vertebrados terrestres y los más antiguos de las Antillas están en el lugar conocido como Domo Zaza, en esta ciudad, y el Museo de Historia Natural fue básico en su descubrimiento y posterior estudio.

Este sitio Paleontológico es el más importante del Siglo XX en Cuba, aseguró en entrevista con Prensa Latina Abel Hernández Muñoz, director del citado Museo y Máster en Ecología y Sistemática.

IMPORTANTE SITIO PALEONTOLÓGICO

En esa zona coinciden varios ecosistemas (marinos, terrestres, lagunas) que dieron refugio y alimento a una fauna muy diversa y abundante, porque allí se encontraron los ancestros de la fauna terrestre de las Antillas, es decir, del primer roedor, perezoso y mono, apuntó el experto.

El área se conocía, pero científicamente se estudia en 1991 cuando vinieron el Doctor Manuel Iturralde, especialista principal de geología del Museo Nacional de Historia Natural de Cuba, y el Doctor Rose McPhee, especialista en mamíferos del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, resaltó.

Ese mismo año trajeron el caparazón de una tortuga que está actualmente en nuestro centro, precisa el especialista.

Entre los fósiles hallados en Domo Zaza figuran huesos de monos, roedores y perezosos, de ostras gigantes, de vertebrados marinos como tiburones, rayas, costillas de sirénidos – de dugones o manatí prehistórico –, así como un diente de cetáceo.

También están los de tortugas, cocodrilos, moluscos marinos y otras especies con gran desarrollo gracias a una rica alimentación.

El yacimiento se abrió a inicios de la década del 70 del siglo pasado como resultado de excavaciones para la ejecución del Canal Magistral que distribuye el agua de la presa Zaza, la mayor de Cuba, mientras que las evidencias fueron estudiadas durante 10 años.

MUSEO DE HISTORIA NATURAL

El Museo de Historia Natural de esta ciudad, fundada en 1514 por el Adelantado Diego Velázquez, radica en una casa edificada en 1812 por Don Félix Ramón del Camino, administrador de ventas en la villa, para su matrimonio con Mariana de Jesús Marín Cancio.

Posteriormente este inmueble, ubicado en una de las esquinas más populosas de la localidad, pasó a otras familias en la época colonial, después sirvió como almacén y antes de convertirse en Museo albergó al Archivo Histórico Provincial.

Al ser construida fue decorada con pinturas murales (cenefas) en todas las paredes de su interior.

Aunque fue el 20 de octubre de 1984 – fecha en que se le hizo una reparación capital – cuando se fundó este Museo, es a principios de la década del 90 que abre sus puertas al público.

Cuenta con cinco salas, divididas en Rocas, minerales y fósiles; Invertebrados; Peces y Reptiles; Aves; y Mamíferos, a lo que se le suma un planetario de gran interés para el público.

Este último data de 1960 y gracias a la labor de los aficionados a la Astronomía de este territorio central y del país se ha logrado mantenerlo funcionando, comentó el Máster en Ecología y Sistemática.

La mayoría de las mil 74 piezas que se exhiben aquí son autóctonas, aunque también las hay exóticas, añadió.

Entre estas últimas resaltan, dijo, el pingüino de Adelien y el cóndor de los Andes, el tejón y la falsa nutria.

El pasado año el centro recibió un total de 11 mil 845 visitantes, incluidos turistas extranjeros.

Atesora las primeras colecciones que se inician con los fondos adquiridos de la colección particular del doctor Carlos de la Torre y Huerta, en 1986.

Es extensa, argumenta, e incluye moluscos, aves, reptiles y algunos peces.

ACTIVIDADES COLATERALES

En el mes de junio, alrededor del Día Mundial del Medio Ambiente, se desarrolla la Jornada Científica Juan Berdalles In Memoriam.

Durante la fecha que le corresponde a la Feria Internacional del Libro en Sancti Spíritus, el Museo de Historia Natural participa con volúmenes de corte científico, mientras que del 22 de marzo al 22 de abril se ejecuta el Festival de las Aves Endémicas del Caribe, afirma Hernández Muñoz.

En el mes de octubre realizamos el Encuentro Nacional de Astronomía, explica.

Cada jueves es el Día de la Conservación – expresa – y el taxidermista y conservador se encarga de hacer la limpieza de las piezas, mientras que dos veces al año (una semana en abril y la otra en noviembre) se cierra el Museo para hacer esta tarea en general.

"Logramos que el equipo de conservación y restauración del Museo Nacional de Historia Natural rescatara un grupo importante de exponentes que estaban deteriorados, como el cóndor, el pingüino, la iguana, la yaguaza, entre otros ejemplares", precisó.

Grandes y chicos visitan este lugar, enclavado en una esquina del centro histórico de la ciudad, donde siempre establecen un encuentro didáctico con la Historia al natural, más allá de lo visto en libros, revistas o documentales.

*La autora es Corresponsal de Prensa Latina en Sancti Spíritus.