Búsqueda Personalizada

lunes, marzo 31, 2014

PAGAR CON DOS MONEDAS PARA LLEGAR A UNA

Con la apertura de la posibilidad de pago en CUC y CUP en efectivo, además de con tarjetas magnéticas, en los establecimientos capitalinos de La Copa y La Puntilla, se dan los primeros pasos de modo experimental en el camino de la unificación monetaria


Por Yuniel Labacena Romero (Juventud Rebelde)

No pocos quedan impactados ante el cartel que desde hace unos días se muestra en el centro comercial especial La Copa, ubicado en el capitalino municipio de Playa: «En esta unidad, en todas sus áreas, usted puede pagar los productos en peso cubano convertible (CUC) y en CUP,  en efectivo y por medio de tarjetas magnéticas».

La noticia, aún de escaso conocimiento público, deja con dudas a los clientes, quienes entran y preguntan una y otra vez, no sin cierta incredulidad, por la oferta.

Mientras recorren las estanterías pueden percatarse de que no solo se han topado con un cartel llamativo, sino con una señal de que Cuba ha echado a andar, definitivamente, el tren de la unificación monetaria, y explora las líneas para llegar a ese fin.

Según explicó a JR Elizabeth Verdecia Rodríguez, gerente del centro, el experimento comenzó el 4 de marzo en el área de perfumería y, al tener la aceptación del cliente, se extendió paulatinamente a otras áreas, hasta que el 22 de marzo se aplicó en toda la tienda, es decir, en la unidad comercial principal La Copa y los dos puntos de ventas adicionales La Copita y el Bazar Turco.

La especialista valoró de muy buena esta decisión, pues ahora el consumidor que llega a la entidad podrá elegir la manera y la moneda con la cual pagará. Así como lo lee, las dos cosas. «Esta facilidad no existía y en nuestros sondeos el cliente dice sentirse satisfecho», señaló.

Flor Arrieta Caballero, jefa de la caja central de La Copa y quien está al frente del experimento, declaró que a las facilidades anteriores se agrega que los clientes también podrán hacer en una misma compra pagos parciales, combinando ambas monedas y tarjetas magnéticas, hasta completar el pago total.

Informó que los precios de los productos están expuestos en CUC y que las operaciones se realizarán al tipo de cambio oficial de Cadeca, es decir, uno por 25 pesos. Una vez realizada la compra, el vuelto se entregará siempre en CUC, al igual que las devoluciones, aunque el usuario haya pagado en moneda nacional, detalló.

Arrieta Caballero apuntó que cuando el cliente paga en CUC y quiera continuar su pago en CUP,  la caja le da un equivalente de cuánto le faltaría, pues dentro de la caja existe un sistema automatizado que le ofrece el equivalente en CUP,  y puede completar el pago, algo que sale luego en el comprobante que se le entrega al cliente.

Según se detalló, ese sistema está instalado en todas las cajas registradoras, de acuerdo con la tasa de cambio de Cadeca. Igualmente, el consumidor podrá conocer y ver en su comprobante, como lo hace habitualmente, el precio de los productos que compró.

LA VOZ DEL CLIENTE

Unas horas en La Copa y también en La Puntilla, la otra entidad comercial donde esta facilidad se implementas en su área de mercado, permite verificar la aceptación rápida de los clientes, quienes sobre todo «se libran» de tener que llegar a las largas colas que siempre acompañan a las cadecas.

Como Flora Luisa Reyes, gerente adjunta del complejo La Copa, muchos consumidores argumentaron la falta de difusión de la medida, de cuya aplicación solo se enteran si pasan por ambos establecimientos.

Cecilio Reyes López, chofer por cuenta propia y con quien pudimos dialogar fuera del área perimetral de La Puntilla —como nos exigió la gerente de la entidad porque no permite el acceso a los reporteros—, estimó de muy positiva la decisión, y lo consideró el comienzo del camino de lo que los cubanos esperan: una sola moneda.

Mientras hacía sus compras en La Copa, Ileana de Armas Acosta, de Santa Fe, opinó que es necesario que «los productos tengan también los precios en ambas monedas».

Otros clientes coincidieron en que sería bueno aumentar las tarjetas magnéticas de pago para evitar la cantidad de efectivo circulante, por la significativa diferencia actual entre el valor de los productos en CUC y CUP, y así evitar los riesgos que implica portar grandes cantidades de dinero.

De ello habló Jacqueline Michet Núñez, cajera de La Copa. «El trabajo se hace un poquito más difícil, pero se va cogiendo el ritmo. Los clientes antes preguntaban por esta oferta y ahora, cuando uno les explica, se asombran. Lo que sí sienten es temor por los volúmenes de dinero que llevarán para comprar determinados equipos».

En relación con esta nueva oportunidad en La Puntilla, solo pudimos conversar con Susana González, gestora promotora de ventas, pues la gerente dijo que no estaba autorizada a dar información al respecto y debíamos pedir autorización para ello.

Susana expresó que hasta ahora la gente esta muy satisfecha por la posibilidad de pago, y que para que conozcan más sobre ello, en el Buró de información tienen sueltos que entregan a las personas, así como los carteles expuestos, que incentivan inmediatamente a la población a entrar y preguntar sobre el tema.

Lo que se vivencia en ambas tiendas es otra expresión de que, aunque en el cronograma aprobado para la unificación monetaria el primero en abordar el tren será el sector empresarial, las tiendas recaudadoras de divisas ya iniciaron los primeros pasos de modo experimental.