Búsqueda Personalizada

lunes, enero 20, 2014

CUBA: LA HUELGA DE LA MONEDA

Tomado de EcuRed

La Huelga de la Moneda , desarrollada por los tabaqueros cubanos en febrero de 1907 y mantenida durante 4 meses, con el auxilio de todo el pueblo y de los tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso; demostró la cohesión y disciplina del obrero tabacalero. El triunfo de las demandas se produjo el 15 de junio de 1907. Posteriormente, se organizaron en la Federación de Tabaqueros, dirigida por Emilio Sánchez.

ANTECEDENTES

En el siglo XX, Cuba era una colonia (neo-colonia), de los Estados Unidos, con un gobierno corrupto y claramente favorable al capital extranjero. El pueblo comenzó a preocuparse con diversas inquietudes para la metrópoli. El movimiento obrero fue ganando fuerza, sobre todo con dos grandes huelgas: una Huelga de Estudiantes celebrada en 1902 y la otra Huelga de la Moneda en 1907.

A principios de siglo no existía la moneda cubana, si no que circulaba en el país las monedas norteamericana, española y en menor cuantía, la francesa.

Los obreros cubanos, principalmente los que laboraban en las fábricas de tabaco, aspiraban a que se les pagara en moneda norteamericana, puesto que el valor de la misma era mayor que el de las restantes, lo cual constituiría para ellos un aumento aproximado del 10% en los salarios.

Fue así como el 20 de febrero de 1907, los tabaqueros de la fábrica “Hijos de Cabañas y Carvajal”, perteneciente al trust norteamericano “Havana Comercial Company”, tomaron como pretexto la baja calidad de los materiales que se les facilitaba para trabajar, con el fin de provocar una huelga.

Al paro decretado por los trabajadores de la fábrica “Hijos de Cabañas y Carvajal” se unieron los obreros de la tabaquería “Villar y Villar” que funcionaba en el mismo edificio.

La comisión obrera que se designó para entrevistarse con la dirección de las empresas tabacaleras pidió que en lo sucesivo que se les pagara en moneda norteamericana, petición que fue rechazada de inicio; entonces los obreros ratificaron su acuerdo de mantenerse en huelga hasta que sus demandas fuesen satisfechas.

Días después, los obreros de todas las tabaquerías y despalillos de la empresa “Henry Clay” and “Bock Company” se sumaron al movimiento y suspendieron sus labores.

Los trabajadores que fueron a la huelga contaron con la simpatía y respaldo de otros sectores laborales y la población en general. Los gremios obreros no cesaron de hacer colectas para auxiliarse económicamente, y los huelguistas recibían constantemente víveres gracias al socorro solidario del proletariado, incluso de los tabaqueros cubanos radicados en Nueva York, Tampa y Cayo Hueso.

La patronal acudió a todos los medios posibles para terminar con este movimiento obrero. La prensa burguesa acusó de agitadores a sus principales dirigentes; se prometió a los obreros facilitarles mejores materiales para el trabajo, se utilizaron métodos coactivos insinuando el despido definitivo para los que se mantuvieran en la resistencia y por último los productores pidieron a Charles Magoon que interviniera en el asunto.

ACTITUD DE CHARLES MAGOON

La actitud de Charles Magoon fue de total abstención, no intervino a favor de los empresarios, e incluso, expreso su negativa a mediar en dicho problema.

En el fondo la Huelga de la Moneda beneficiaba a los intereses imperialistas estadounidenses, puesto que, de generalizarse el pago en moneda norteamericana, se consolidaba el dominio monetario y por tanto económico del Norte sobre Cuba, quedando desplazadas las monedas de otras nacionalidades.

En otras ciudades del país ocurrieron movimientos huelguísticos que reforzaron aún más la posición de los tabaqueros de la Habana. La situación se complicaba por días y los empresarios, precisados por las circunstancias, tuvieron que acceder a las demandas; primero lo hizo el trust extranjero y poco después los propietarios independientes.
Culminación de la huelga

La Huelga de la Moneda finalizó el 15 de julio de 1907, duró exactamente 145 días. Nunca antes una huelga había logrado resistir tanto tiempo pues cuando el gobierno lo deseaba, las huelgas eran rápidamente aplastadas sin miramientos.

RESULTADOS

Los obreros tabacaleros habían vencido en uno de sus primeros enfrentamientos contra los capitalistas. Desde entonces se les empezó a pagar en moneda norteamericana. El factor decisivo en el triunfo fue a unidad mostrada por el proletariado y su espíritu de solidaridad, aunque influyó también la posición ventajista asumida por Magoon.

Los trabajadores celebraron el éxito con una manifestación que recorrió las calles de La Habana enarbolando consignas condenatorias a la prensa reaccionaria y de agradecimiento a todos los que ayudaron de una forma u otra a los huelguistas. Sin embargo, tras la mejora económica alcanzada se alzaba la vigilante figura del elemento que resultó, en definitiva, más beneficiado: el imperialismo yanqui.

FUENTES: