Búsqueda Personalizada

jueves, noviembre 21, 2013

MAMÍFEROS INVASORES, UNA AMENAZA A LA BIODIVERSIDAD


Por Orfilio Peláez (Granma)

En el archipiélago cubano han sido reportadas hasta la fecha alrededor de 30 especies de mamíferos invasores, entre las cuales aparecen la rata negra, el ratón casero comúnmente llamado guayabito, la rata parda, los perros y puercos jíbaros, y la mangosta.

Como explica el doctor en Ciencias Biológicas Rafael Borroto Páez, en el libro Mamíferos en Cuba, se trata de especies no autóctonas que introducidas de forma deliberada o casual en diferentes etapas históricas, lograron establecerse en áreas naturales y urbanas, mostrando un crecimiento incontrolado de sus poblaciones.

Al ser depredadores y transmitir enfermedades, los mamíferos "intrusos" suelen causar daños de consideración a la biodiversidad al provocar no pocas extinciones de la fauna nativa, y en otros casos la notable disminución del número de ejemplares.

Tal es el caso de la rata negra, cuya presencia ha contribuido a la desaparición o declinación de distintos tipos de aves marinas y terrestres, en particular aquellas que anidan en el suelo, y en grietas de acantilados y costas rocosas; además de amenazar varias especies de moluscos cubanos endémicos y en peligro de extinción, como es el caso de las polimitas.

Igualmente está considerada una de las principales plagas que perjudican el cultivo de la caña de azúcar, el cacao, coco, café, frijoles, tomate, maíz y piña; mientras en las granjas de pollo puede matarlos y comerse los huevos.

Si bien en la actualidad existe mayor comprensión sobre los retos que plantea la presencia de mamíferos invasores, es necesario diseñar programas más efectivos de control y manejo para mitigar sus impactos y asegurar la supervivencia de valiosos tesoros de la diversidad biológica cubana.