Búsqueda Personalizada

miércoles, octubre 03, 2012

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Giro de 180 grados

Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Caricatura: LAZ
En inglés se llama «Regalo del indio» al que se le reclama a alguien, luego de habérselo obsequiado.

«Había un maremagno allí» quiere decir había una confusión o una masa confusa y numerosa de personas o cosas. Se acepta también en latín: maremagnum, pero se prefiere la versión española.

Lo que no se recomienda es escribirlo en dos palabras: «mare mágnum».

«Un giro de 180 grados» significa un cambio total. La circunferencia tiene, como sabemos, 360 grados. En cierta ocasión dije refiriéndome a una amiga común: «Su vida dio un giro de 180 grados», y mi interlocutora me “rectificó”: “Tú dirás de 360”. No, si lo hubiera dado de 360 habría vuelto al punto de partida; 180 la llevó al extremo contrario.

Me contó mi tío Pablo Alberto que «jugar al baile de los lanceros» era una expresión de principios del siglo pasado. Se usaba cuando una persona participaba del secreto de otra que a su vez se sabía descubierta; pero ambos actuaban como si no hubiera sucedido nada, como si ignoraran la realidad. Se empleaba cuando una mujer conocía que su marido la engañaba; ella estaba al tanto de eso, pero no se daba por enterada. Asimismo en el caso de los niños, cuyos amiguitos les habían informado quiénes eran los Reyes Magos. Los padres, sabedores de todo, disimulaban también: jugaban al baile de los lanceros.

No te preocupes demasiado por enseñar a tus hijos a conocer los vericuetos del idioma. Habla correctamente, y ellos aprenderán. Recuerda aquellas sabias palabras: «El tigre no teoriza delante del tigrecito; el tigre salta».

Degustar no es comer. Hace poco tiempo a alguien, en mal momento, se le ocurrió utilizarlos en Cuba como sinónimos. ¿Quién se lo transmitiría?

Y he aquí que después muchos se han aferrado a ese disparate que ha sido criticado en varias oportunidades con el fin de erradicarlo, pero nada. Al parecer, a esos les gusta más degustar que comer; les parece más elegante, y ya no emplean comer jamás. Degustar significa «probar una comida o bebida para valorar su sabor». Solo eso.