Búsqueda Personalizada

martes, septiembre 04, 2012

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN


Estar hecho un eccehomo
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Caricatura: LAZ
Me cuenta mi hija: «En España, una pobre señora mayor, con mejores intenciones que dominio del oficio, trató de restaurar una valiosa imagen que llevaba años colgada en una pared de la iglesia de su pueblo. El resultado fue tan desastroso que la noticia no sale de los telediarios, donde a cada rato vuelven a poner la imagen del famoso eccehomo, o mejor dicho, lo que quedó de este. Desde luego, el Cristo nunca estuvo peor aunque —entre nos— a mí me da mucha más pena la pobre viejita arrepentida que el daño causado». Eccehomo procede del latín y significa: «He aquí el hombre», palabras pronunciadas por Poncio Pilatos. Es la representación de Jesucristo coronado de espinas y con una caña como cetro. «Estar hecho un eccehomo (o ecce homo) es tener un aspecto maltrecho y lastimoso». Javier, mi yerno, recuerda que una de sus tías lo llamaba así cuando él llegaba a casa después de andar toda la tarde jugando al fútbol.

Las palabras Janua sum pacis, que aparecen en la parte superior de la puerta del cementerio de Colón, quieren decir: Soy la puerta de la paz. Proceden del latín, y se pronuncian: Ianus sum paquis.

Los tiempos verbales tienen significados que son respetados, incluso por quienes no conocen nada de gramática. Un niño pequeño dice: «Aquí venía con mi mamá», si se trata de más de una vez, y: «Aquí vine con mi mamá», si solamente fue en una ocasión. En verbos como ese, es fácil descubrir la diferencia; sin embargo, en amar, por ejemplo, no lo es tanto. «Yo lo amé» no es lo mismo que «Yo lo amaba». Hay un matiz.

Tentativo y tentador no son sinónimos. El primero se trata de lo que sirve para tentar, examinar, probar, y el segundo que tienta, que hace caer en la tentación.

LAS RESPUESTAS DE HOY

¿Detective o detéctive? Detective, no lleva tilde.

Un lector oyó que calificaban a una conocida actriz como «transgresora», por su buena labor ante las cámaras. Tal vez, quien así hablaba, quiso referirse a la trascendencia de su trabajo y se equivocó. Tiene razón: transgredir es quebrantar, violar un precepto, ley o estatuto.