Búsqueda Personalizada

martes, agosto 21, 2012

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Metonimia

Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Caricatura: LAZ
«Más corto que las mangas de un chaleco» se usa en sentido comparativo para ponderar la cortedad intelectual o de espíritu de una persona.

Sí, hacerse de noche es una expresión correcta. Quiere decir anochecer, igual que caer la noche. Sin embargo, hacer noche es quedarse de noche en un sitio.

Metonimia es el tropo, la figura retórica que consiste en designar una cosa con el nombre de otra, tomando el efecto por la causa o viceversa, el contenido por el continente, el autor por sus obras, el signo por la cosa significada, etc., ejemplo: En la exposición vi un Picasso (por un cuadro de Picasso), ya peina canas (porque ya es viejo), el teatro aplaudió muchísimo (por la gente que había en el teatro aplaudió muchísimo).

Se dice: «la tierra de nadie» en sentido figurado para hablar de un tema de discusión donde nadie se muestra parcial porque sobre él pesa una prohibición. El origen data de la Primera Guerra Mundial: era la tierra comprendida entre las primeras líneas de los dos ejércitos enemigos. Por allí no circulaban más que las patrullas. El término designa ahora al territorio que separa dos fronteras nacionales.

Los modismos son nombres que evocan la noción de expresión imaginativa, pintoresca o folclórica peculiar del idioma. Nunca se dicen modismos a las locuciones prepositivas y conjuntivas. De modo que aunque todos los modismos son locuciones, no todas las locuciones son modismos.

Hay personas empeñadas en poner y quitar tildes de porque sí, a los nombres y apellidos. Leí hace años un pareado que se refería a esa costumbre tan criticable: «Cuando la nariz sea náriz, // Mondariz será Mondáriz».

Desperado es adjetivo en desuso (hoy: desesperado). Por influencia del inglés se le llama así al delincuente dispuesto a todo.