Búsqueda Personalizada

martes, julio 03, 2012

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN


Es jabón de lavarse o jabón de los jaboneses
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Caricatura: LAZ
Es conocido que los árabes tienen dificultad para pronunciar la pe. Leí una anécdota relacionada con esto: Un profesor dictaba un párrafo donde aparecía la palabra jabón. El alumno árabe preguntó: ¿Es jabón de lavarse o jabón de los jaboneses?

He estado estudiando la escritura, con tilde o sin tilde, de algunas palabras: qué, cuál, quién, cómo, cuánto, cuándo, dónde y adónde, en la Ortografía de la lengua española, publicada recientemente por la Real Academia. Resulta interesante. Hay casos muy claros, que hemos sabido siempre, pero no crean que resulta fácil distinguir, en ocasiones, si tildarlas o no.

Trataré de ir publicando poco a poco y explicando con claridad, en qué caso sí y en qué caso no.

Comenzaré por las más conocidas: Todos se acentúan gráficamente si están interrogando o exclamando; excepto cual, que lleva tilde solo en casos como: ¡Cuál no sería mi asombro al verlo en esa facha!

Existen interrogaciones y exclamaciones directas e indirectas. En todas ellas, las palabras de las que hablamos, llevan tilde. Las directas llevan signos, son, por ejemplo: ¿Qué hora es?/ ¿Quién te llamó ayer?/ ¿Dónde vive tu tía?/ ¿Cuándo vendrás por casa?/ ¿Cuál de tus hijos es ingeniero?/ ¡Quién supiera tocar guitarra!/ ¡Qué angustia más insoportable!

Las indirectas se escriben sin signos: Dime qué hora es/ Explícame cómo lo bordaste/ etc.

Si van precedidas por preposiciones, llevan los signos y van con la tilde: ¿Por qué llegaste tan tarde?/ ¡De cuántas alegrías me ha contado!/ ¿Hasta cuándo piensas seguir sin trabajar?

Debo advertirte que no siempre estas palabras, aun entre signos, son interrogativas o exclamativas. A veces la oración va precedida de conjunciones o relativos átonos: ¿Que no vas a ir a la escuela?/ ¡Que te diviertas mucho!/ ¿Quien tanto la quería la dejó?

LA RESPUESTA DE HOY

Estimada lectora, no hay incorrección alguna en repetir el signo de exclamación dos o tres veces antes y después de la palabra o frase que queremos destacar: ¡¡¡Auxilio!!! Pensaba nuestra amiga que se trataba de una nueva moda; pero no lo es.