Búsqueda Personalizada

miércoles, marzo 28, 2012

RAÚL RECIBE A BENEDICTO XVI EN EL PALACIO DE LA REVOLUCIÓN

Tomado de Cubadebate

AIN FOTO POOL/Jorge Luis González/Periódico Granma

El Presidente cubano Raúl Castro recibió al Papa Benedicto XVI en el Palacio de la Revolución, en La Habana, donde sostuvieron un encuentro que se prolongó por una hora, aproximadamente, e intercambiaron regalos, en un ambiente notablemente distendido.

El Sumo Pontífice arribó a la Plaza de la Revolución “José Martí”, a las 5:22 pm hora local (22:22 GMT), como marcaba la agenda en el segundo día de estancia de su Santidad en La Habana.

Poco después, ambos se dirigieron hacia el Palacio de la Revolución, donde saludaron las delegaciones de ambos países, entre los flashes de las cámaras de la prensa acreditada. Mientras, se escuchaba a Raúl comentándole a Su Santidad sobre los usos horarios entre La Habana y Nueva York, y que se había decidido esperar para cambiar al horario de verano en la Isla como cortesía al Sumo Pontífice, según la transmisión por TV de este momento protocolar.

Los dignatarios, reunidos en el Salón “Sol de Nuestra América”, del Palacio de la Revolución, abordaron temas concernientes en las agendas del gobierno de la Isla y la Santa Sede. Mientras Raúl conversaba con el Papa, José Ramón Machado Ventura, Primer Vicepresidente cubano, se reunía en otro salón con el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, y otros miembros de la delegación vaticana, entre ellos el monseñor Dominique Mamberti, Canciller de la Santa Sede.

Al concluir la reunión oficial, que tardó 52 minutos, ambos mandatarios intercambiaron regalos -el Presidente le obsequió una hermosa imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, tallada en madera de caguairán; el Sumo Pontífice trajo a La Habana un facsímil de un volumen muy antiguo de la Biblioteca Vaticana, la traducción latina de la Geografía, de Ptolomeo.. Luego, se dirigieron a  la escalinata del Palacio de la Revolución, donde dirigieron un saludo con el que cerró el encuentro.

El General de Ejército Raúl Castro, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, obsequia la réplica de la Caridad del Cobre, tallada en madera de caguirán, a Su Santidad Benedicto XVI, en el Palacio de la Revolución, en La Habana, el 27 de marzo de 2012. AIN FOTO POOLL/Jorge Luis GONZÁLEZ/Periódico Granma/

Su Santidad, quien llegó al país invitado por el Gobierno cubano y la Conferencia de Obispos Católicos de la Isla, abordó uno de los autos de la delegación oficial vaticana, para continuar su agenda en La Habana. En la tarde-noche, se reuniría con autoridades religiosas en la Nunciatura Apostólica, que concluiría con una cena privada.

Al concluir el encuentro de Raúl y Benedicto XVI, en la Sala de Prensa, el Salón 1930 del Hotel Nacional, se anunciaba la presentación del Monseñor Federico Lombarti, vocero del Vaticano.

En la mañana del martes el Santo Padre visitó el santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, en la oriental provincia de Santiago de Cuba, a la cual llegó en la tarde de ayer procedente de México para iniciar una visita apostólica de tres días.

Al mediodía Benedicto XVI arribó al aeropuerto José Martí, de La Habana, donde inicia la segunda parte de su viaje pastoral a la nación antillana, el cual se extenderá hasta mañana.

La estancia de Benedicto XVI, realizada bajo el lema Peregrino de la Caridad, se enmarca en el Año Jubilar por el 400 aniversario del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, considerada por los católicos la patrona de Cuba.

Luego de la misa ofrecida en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, de Santiago de Cuba, el Santo Padre otorgó la Rosa de Oro a la Virgen de la Caridad del Cobre, distinción creada por el papa León IX en 1049 para distinguir a personalidades, instituciones y símbolos de la religión católica.

En su discurso de bienvenida al Papa en el Aeropuerto Internacional Antonio Maceo, de Santiago de Cuba, el presidente Raúl Castro recordó que el bloqueo económico que Estados Unidos impone a Cuba se ha recrudecido 14 años después de la primera visita papal, pese a lo cual la Isla continúa “cambiando todo lo que debe ser cambiado”, conforme a las aspiraciones y “libre participación” del pueblo en las decisiones transcendentes de la sociedad.

Raúl destacó que Cuba “nunca ha faltado al deber de compartir con los que tienen menos”, y que, en virtud de esa cooperación internacional, en una década “se ha devuelto o mejorado la visión a 2,2 millones de personas de bajos ingresos y se ha contribuido a enseñar a leer y escribir a 5,8 millones de analfabetos”.