Búsqueda Personalizada

miércoles, febrero 29, 2012

FEBRERO: ¿POR QUÉ BISIESTO?

Tomado de Granma

Este 2012 es bisiesto, una particularidad que sucede cada cuatro años y que viene a corregir las diferencias en el calendario, ya que en realidad cada año tiene 365 días, 5 horas y 56 minutos: tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta completa en su órbita. De esa manera, cada cuatro años se forma un nuevo día y, por ende, el año tiene 366 días. Con ello se evita que las fechas astronómicas y cronológicas dejen de coincidir.

Este ajuste se tuvo en cuenta desde que Julio César creó el calendario que llamamos juliano, hace dos mil años, en el cual, cada cuatro años, febrero tiene 29 días en vez de 28. El calendario juliano no era, pues, lo suficientemente preciso y, en 1582, sufrió algunas modificaciones impuestas por el papa Gregorio X mediante la bula Inter gravíssimas, que dio origen al denominado calendario gregoriano, vigente hasta hoy.

Pero, ¿por qué bisiesto? Veamos: en los tiempos de Julio César, el primer día de cada mes se llamaba calendas; el séptimo, nonas, y el decimoquinto, idus. Los romanos llamaban primus dies ante calendas martii (primer día antes de las calendas de marzo) al 28 de febrero; el 27 de febrero era el secundus dies ante calendas martii (segundo día antes de las calendas de marzo); el 26 de febrero, tertius dies.., y así sucesivamente.

Para introducir su novedad —el año bisiesto—, Julio César intercaló un día entre el sexto y el quinto día antes de las calendas, es decir, entre los días que hoy llamamos 23 y 24 de febrero. Este día adicional fue llamado bis sextus dies ante calendas martii, o sea, "doble día sexto antes de las calendas de marzo", y el año que contenía ese día se llamó bissextus.