Búsqueda Personalizada

domingo, septiembre 18, 2011

BUSCAN HUELLAS DE INDIOS FEROCES EN CUBA

Por Adalys Pilar Mireles (Prensa Latina)
 
Indios chichimecos
Pinar del Río, Cuba.- Investigadores cubanos aunarán esfuerzos para develar las huellas de indígenas guerreros provenientes de México, quienes llegaron a esta provincia durante pasadas centurias, informaron hoy historiadores locales.

Se trata de un proyecto que prevé estudios desde el venidero año en los escenarios donde se reportó la presencia a principios del siglo XIX de los llamados indios feroces de la Vuelta Abajo, declaró a Prensa Latina el Doctor en Ciencias Jorge Freddy Ramírez, al frente de las pesquisas aquí.

Comentó que indagaciones recientes permitieron determinar la raíz étnica y cultural de los líderes de la cuadrilla, identificados entonces como el Indio Grande y el Indio Chico, y la de sus seguidores. El estudioso explicó que los cabecillas del temido grupo, protagonistas de asaltos y asesinatos por la región, eran chichimecos, tribus conocidas por sus atroces crímenes, oriundas del norte de México, revelación que resulta un aporte sustancial a la historiografía local.

El resto de la banda estuvo compuesta por indios guachinangos, procedentes del mismo país, y esclavos africanos rebeldes (cimarrones).

Existen evidencias -dijo- de que las autoridades españolas ordenaron una intensa persecución contra ellos entre 1802 y 1804 y aunque trascendieron detalles de la captura y la muerte del Indio Grande, se ignora el final del Indio Chico, quien causó los mayores estragos en haciendas de la zona, fundamentalmente en áreas rurales.

Las primeras indagaciones las realizó el historiador Armando Abreu (fallecido recientemente) autor de un libro sobre el tema, que será publicado por el sello Ediciones Loynaz.

Este programa investigativo incluirá exploraciones arqueológicas con la participación de integrantes del Comité Espeleológico Provincial e historiadores del territorio.

Indios chichimecos (tribus con desarrollo inferior a los mayas o aztecas) capturados por los españoles en México durante la etapa colonial, fueron traídos a Cuba como prisioneros, algunos escaparon y se establecieron en Pinar del Río y en otras zonas del archipiélago.

Los guachinangos llegaron fundamentalmente en calidad de esclavos, precisó Ramírez.