Búsqueda Personalizada

miércoles, agosto 03, 2011

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Dame tus coordenadas
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Un lector me dice que seguramente la razón por la cual llamaban cipayos a los pocos descendientes de indígenas que luchaban junto a los españoles, en Cuba, se debía a que así denominaban a los indios que peleaban al servicio de Francia, de Portugal y de Gran Bretaña en los siglos XVIII y XIX. Sí, es muy probable; incluso la palabra es utilizada en lenguaje figurado, despectivamente, como sinónimo de secuaz. El origen del vocablo nos llega del persa, sepahi. Significa jinete en esa lengua.

Las coordenadas son las líneas que sirven para determinar la posición de un punto y los ejes o planos a los que se refieren aquellas líneas. Ahora, figuradamente se emplea como dirección postal, electrónica, o número de teléfono. La primera vez que escuché: «Dame tus coordenadas», me quedé sin saber qué debía dar.

Incienso y no: «incensio», como dicen algunos por ahí, es la gomorresina en forma de lágrimas, de color amarillo blancuzco o rojizo, fracturable, lustrosa, de sabor acre y olor aromático al arder. Proviene de árboles originarios de Arabia, de la India y de África, y se quema en ceremonias religiosas. También se llama así a la mezcla de sustancias resinosas, que al quemarse, despiden perfume. Por tanto, no resulta un error decir: «un pebete de incienso» al que se ha hecho con sándalo, por ejemplo.

Pebetero es el vaso para quemar perfumes, y especialmente el de cubierta agujereada. Pebete, la pasta hecha con sustancias aromáticas, regularmente en figura de varilla que, encendida, exhala un humo muy fragante. Me apena confesar que no digo jamás un incienso de rosas, pongamos por caso. Para mí, incienso es incienso, y rosas son rosas; pero estoy equivocada, ¿saben? ¿Qué le vamos a hacer? Una se equivoca tantas veces…

LA RESPUESTA DE HOY

¿A qué se llama anáfora?, pregunta una lectora de Cruces. Viene de una voz latina, que procede de otra griega, cuyo significado es repetición. Figura retórica que designa a lo nombrado con anterioridad. Por ejemplo: Me pidió que lo llamara, pero no lo voy a hacer.