Búsqueda Personalizada

martes, junio 14, 2011

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Realquilado
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Una colombiana le dijo hace años a mi madre, refiriéndose a cierta amiga común que llevaba en su equipaje objetos fácilmente adquiribles en el país que visitaban: «Es como llevar palos al monte». La frase original pertenece a Horacio, poeta latino, amigo de Virgilio y de Mecenas, y protegido de Augusto: «Llevar leños al bosque». Lo digo como curiosidad, no como censura a la versión americana.

¡Qué vergüenza! He pasado años criticando a quienes decían: «Está alquilado en casa de Fulano». Y hasta agregaba: «Bueno, y si en vez de alquilar la habitación, la comprara, ¿estaría comprado?». Imaginaba que debía emplearse solamente para objetos.

Pues acabo de encontrar en el diccionario, publicado por la Real Academia Española, no alquilado precisamente, pero sí: realquilado, con el significado de: «Participio pasivo de realquilar, dícese de la persona que vive en régimen de alquiler en un lugar alquilado por otro». Puede usarse hasta como sustantivo.

Entonces, emplee: alquilado, lo mismo como adjetivo, que como sustantivo: es también un participio pasivo, pero de alquilar. De cualquier modo, no me gusta nada.

LA RESPUESTA DE HOY

Nelson Pérez Montiel y Maday Pérez Borrel, dos hermanos muy preocupados por el idioma, me preguntan cuál es el sujeto en esta oración: «Verlo por primera vez, fue muy emocionante para ella». Pues, tienen razón, no es ella, como piensa un compañero de ambos, sino: Verlo por primera vez. Claro está, equivale a: Eso (Eso fue muy emocionante para ella). El predicado nominal es: fue muy emocionante para ella.

Apatusco: un sustantivo familiar, quiere decir: adorno, aliño, arreo, utensilio casero. Jamás lo había escuchado.

Hay un viejo conocido, a quien le encanta averiguar si yo sé el significado de las voces más raras, y rebusca aquí y allá, haciéndose el interesado en saber esto y lo otro.

Yo se lo agradezco, porque aprendo muchísimo con su torcido afán. Voy a buscarlo en seguida, y siempre le digo: «Recuerda que yo soy gorda, pero no diccionario».