Búsqueda Personalizada

miércoles, mayo 25, 2011

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Sobre la ciudad donde ultimaron a Osama bin Laden
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

En estos días oímos mucho el nombre de la ciudad donde se asegura que ultimaron a Osama bin Laden, Abbottabad. Se cuenta que en el reinado victoriano fue fundada, a mediados del siglo XIX, por sir James Abbott, y llamada así en su honor. Ciudad de Abbott era el significado en la lengua que hablaban los naturales. Islamabad es ciudad del Islam.

En cierta ocasión, fue invitado a un banquete que ofreció el Club Rotario de La Habana, Hornedo, aquel millonario tan famoso por su ignorancia de solemnidad. Después de la cena, exclamó: «He comido como un león gábalo». Por supuesto, había oído campanas y no sabía dónde. Quiso decir: «como Heliogábalo», un emperador romano muy comilón, también conocido como Elagábal, y cuyo nombre verdadero era Marco Aurelio Antonino.

Recrudecer es tomar incremento un mal físico o moral, o un afecto o cosa perjudicial o desagradable, después de haber empezado a remitir o ceder.

¿Alguien pone un tono azul en sus cabellos? Los azula. Azular es teñir de azul. La cabellera azulea cuando tira a azul o muestra el azul que tiene. Así azulea la de quien se la azula. El cabello de los gitanos azulea, sí, tiene tonos azules de tan negro que es, en ocasiones.

Resulta galicismo usar «afectar» por tomar. Se aconseja no decir: «Afectó forma piramidal», sino «tomó forma piramidal». Sin embargo, afectar en su sexta acepción es producir alteración o mudanza en una cosa. Por tanto, si antes no era una pirámide y ahora sufrió el cambio, pues… ¿?

Oí: «La acogida que tuvo el público». Lo correcto es: La acogida que brindó el público. El público acoge a, no es acogido.

Impresión dactilar o digital es la que suele dejar la yema del dedo en un objeto al tocarlo. Todos lo sabemos. Me he preguntado siempre por qué se llamaba en Cuba: cartera dactilar a la licencia de conducción. ¿Tú lo sabes con certeza? Imagino —fíjate que digo: imagino, no lo sé a ciencia cierta— que la designación se debía a que llevaba las huellas digitales de su poseedor.