Búsqueda Personalizada

martes, mayo 03, 2011

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Intrépido
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Hablábamos hace poco de cómo el tono irónico de una palabra cambia totalmente su sentido. Sí, a veces oímos: «Mira que este chiquillo es obediente», y por supuesto, queremos decir lo contrario. A veces, en la entrada léxica del mismo vocablo, aparecen dos significados diferentes; por ejemplo: intrépido, que no tiembla, fíjate, no trepida —trepida: temblar, y en América, vacilar, dudar—. El intrépido es el valiente, el que no teme los peligros; pero también, figuradamente, que obra y habla sin reflexión. Por tanto, a veces es un halago; otras, una ofensa.

Período o periodo es espacio de tiempo. Ambas son correctas. Leí en el Diccionario Panhispánico de Dudas que cuando nos referimos a la menstruación debemos usar periodo. Debo confesar, apenadísima, que nunca me pareció correcta esa última manera de acentuarla: la veía como algo de personas poco cultas. Menos mal que nadie me descubrió tal ignorancia. Es verdad lo que afirma una vieja canción: «Una no sabe nunca nada…».

La voz insumo se usa mucho en economía. Son los bienes empleados en la producción de otros bienes.

Enrique Loynaz del Castillo publicó en un libro que escribió a raíz del final de la Guerra de Independencia, una carta escrita por Máximo Gómez, donde se leía que estaban otorgándose grados militares a roso y velloso. Roso significa raído, sin pelo, y velloso, que tiene vello. La frase adverbial y figurada, quiere decir: totalmente, sin excepción, sin consideración alguna.

LAS RESPUESTAS DE HOY

Capicúa es voz catalana. Alfonso Rodríguez, de Playa, oyó decir que en una ocasión yo había hablado de eso por radio. Él creía que era una ofensa: «Tú eres un capicúa», por ejemplo, ¡Noooo! Quiere decir palabra, frase o cantidad que se lee lo mismo de derecha a izquierda que de izquierda a derecha. Oro, Ana, 28082, «Dábale arroz a la zorra el abad».

Guantes de cabritilla, el nombre lo indica, estimada lectora de Las Tunas, son los fabricados con piel de un animal pequeño como cabrito, cordero, etc., para uso de las personas, y no, como usted pensaba: guantes que se hacían para proteger de la nieve las patas de las cabras chicas.