Búsqueda Personalizada

miércoles, abril 20, 2011

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Fierabrás

Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Fierabrás era un famoso gigante, cuyas aventuras se contaban en los antiguos libros de caballería. Figurada y familiarmente, se llama así a una persona mala, perversa, ingobernable. Hablando de niños traviesos, se dice: Es un Fierabrás.

Derecha es calco del francés droite, por la posición que ocupaban sus componentes en las asambleas de la Revolución Francesa. En las parlamentarias, los representantes de los partidos conservadores. Por extensión, conjunto de personas que profesan ideas conservadoras.

Antes, todos decíamos figulina a una estatua de cerámica, y decíamos mal. Figulino (na), viene del latín figulinus —alfarero. Significaba ‘de barro cocido’. Desde hace tiempo, tiene además otra acepción: estatua pequeña de cerámica. La pintura figulina es la hecha con los colores metálicos sobre vasijas de barro perfeccionadas con el fuego. A la arcilla de alfarero se le da también el nombre de figulina. Es la arcilla empapada en agua, de color característico, se hace muy plástica, y por calcinación, pierde esta propiedad, se contrae y queda permanentemente endurecida.

Mosca se le dice a la persona impertinente, a esa que a toda hora te da vueltas.

LAS RESPUESTAS DE HOY

Abarrote, pregunta Lidia Luisa Lazo, de Altahabana, llamamos al fardo pequeño o cuña que sirve para apretar, para asegurar la estiba, llenando los huecos. En América decimos abarrotes a los artículos de comercio, como comestibles, cacao, conservas, papel, etc. Y en algunos países —Colombia, Ecuador, Perú—, es el establecimiento donde se venden abarrotes.

Sí, Berta Ruiz de la Llana, de Sancti Spíritus, aunque patético se dice de lo que es capaz de mover y agitar el ánimo infundiéndole efectos vehementes, y con particularidad dolor, tristeza o melancolía, tiene usted razón, si se pronuncia con entonación de burla: «¡Mira que tú eres patética, muchacha!», no estamos, precisamente, celebrando la capacidad de emocionar que caracteriza a esa joven, sino muy por el contrario, burlándonos de su histrionismo.