Búsqueda Personalizada

martes, abril 12, 2011

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

De cualquier modo
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Echar de menos o echar menos a una persona no es como pudiera suponer un extranjero que comienza a aprender nuestra lengua, que la hacemos a un lado porque la consideramos indigna; quiere decir: advertir, notar la falta de ella; tener sentimiento y pena por su ausencia.

«Lo más imprescindible» y «perspectivas futuras», constituyen, a no dudar, redundancias, sin embargo, «énfasis especial», que un lector considera también una frase redundante, no lo es tanto, resulta aceptable, quizá si hacemos énfasis en varios aspectos, y a uno de ellos pretendemos darle más importancia que a otros, la expresión no resulte tan incorrecta como opina.

Llegar a las aceitunas, y llegar a los anises, esta última menos usada ya, son frases familiares que significan llegar tarde a alguna invitación o a alguna función.

La comisión que reciben los corredores de comercio sobre las operaciones que realizan, la diligencia y trabajo que pone el corredor en los ajustes y ventas, se llama corretaje. Aquí decimos también así, al ir y venir frecuentes.

A los disyuntores interruptores, etc., se les identifica entre nosotros como «cataos». La palabreja se formó a partir de cat., abreviatura de la voz inglesa catalogue. Así se identificaba ese tipo de interruptor, seguido de un número, casi siempre de varios dígitos, grabado en el envase, y aun en la porcelana de ese accesorio. Otros aseguran que procede del inglés: cutout —yo hubiera jurado que se escribía separado: cut out. Una se equivoca constantemente. Menos mal que nadie se enteró—. Pronunciémosla más o menos: «kataut».

Repito algo que he criticado en muchas ocasiones, pero que oigo con demasiada frecuencia: No digas: «Horita te llamo», sino: Ahorita te llamo. Fíjate que viene de ahora, no de hora.

LA RESPUESTA DE HOY

Alguien desea saber por qué no es correcto: «Voy de todos modos», y sí se acepta: Voy de cualquier modo. Veamos. Le dices a un compañero: «Mañana voy a estudiar contigo, de todos modos». Él pudiera pensar que irás en carro, en tren, a pie, vestido de etiqueta, desnudo, dando saltos o disfrazado de torero… Pero si dices: «de cualquier modo», tu compañero entenderá que procurarás llegar hasta su casa de una manera u otra.