Búsqueda Personalizada

miércoles, abril 27, 2011

EL ZANGANDONGO HUEVO DE CUQUITA

Un enorme huevo de 230 gramos de peso y nueve centímetros de longitud fue lanzado al mundo por una gallina tunera. Hasta hoy, ningún otro en el planeta ha alcanzado semejante peso entre cascarón, yema y clara

Por Juan Morales Agüero (Juventud Rebelde)
Foto: Ernesto Peña

LAS TUNAS.— Las gallinas tuneras parecen no tener para cuándo acabar en materia de récords. La semana pasada una de esas aves de corral, domiciliada en esta ciudad y de nombre Cuquita, le puso bien alta la varilla al resto de sus rivales: ¡echó al mundo un enorme huevo de 230 gramos de peso y nueve centímetros de longitud!

Las pesquisas acerca del escaño que le corresponde al ejemplar en el libro Guinnes de los Récords indican que, hasta hoy, ningún otro en el planeta ha alcanzado semejante peso entre cascarón, yema y clara. El más próximo es un ovoide facturado por una gallina (no guajira) guantanamera, que, en julio de 2008, registró en la balanza 170,97 gramos, superior a otros dos de la misma especie concebidos por congéneres suyas en España y China, respectivamente: 170 gramos.

Para extraerle su descomunal huevo, la presunta plusmarquista del orbe no requirió de una operación de «cesárea», sino que lo alumbró por «parto natural». Se encuentra en perfecto estado de salud en el patio de la casa de su propietaria, Marlenys González Cedeño, quien no oculta su orgullo por la celebridad alcanzada por su protegida.

En 1998 otra gallina tunera, propiedad del ornitólogo Humberto Cao, devino suceso mediático global, cuando puso un huevo de 148 gramos de peso. Por cierto, el acto de conducirlo al exterior le costó la vida a la infeliz. Aquel ejemplar se sonrojaría hoy ante las dimensiones del procreado por Cuquita, quien ahora coquetea con la fama.