Búsqueda Personalizada

domingo, marzo 20, 2011

ENTREVISTA CON EL GUITARRISTA EDUARDO MARTÍN

Por Helson Hernández (Havana Times)

HAVANA TIMES.- Hoy presentamos una entrevista al reconocido guitarrista, compositor y profesor Eduardo Martín, quien fuera el primer compositor latinoamericano laureado en Concurso Internacional de Guitarra de Radio Francia, además de solista del Centro Nacional de la Música de Concierto.

HT: El año 1991 le trajo una satisfacción enorme y a la música de Latinoamérica también, por haberse visto representada en su persona en aquel importante Concurso de Radio Francia, donde usted resultó el primer compositor latinoamericano que obtenía uno de los premios en dicho evento.

Eduardo Martín: La noticia me sorprendió, porque yo había enviado esa partitura desde hacía varios meses y en ese momento estaba muy metido en otro trabajo que me interesaba desarrollar, así que no había pensado más en ese asunto y ya lo tenía olvidado. Te confieso que nunca me resultaron muy atractivos los concursos, el motivo por el que decidí participar en ese, fue la necesidad de promover un poco mi música y eso se cumplió, así que quedé complacido.

Para mí, los reconocimientos públicos constituyen momentos de promoción, siempre los he visto como eso y nada más. El resultado de cualquier tipo de competencia artística está sujeto a valoraciones subjetivas y personales, en el arte la competencia es una falacia, porque una obra de arte no puede ser rival de otra. Nunca he creído en los concursos como definidores de talentos, en ese sentido creo que no definen nada. En el arte, las carreras son de larga distancia, no de velocidad, nadie llega primero ni último, porque las metas están siempre en el horizonte.

HT: Es un privilegio para cualquier exponente de su instrumento haber sido discípulo de personalidades que resultan nombres históricos dentro de la Música Cubana, imagino que sea invaluable para usted la experiencia transmitida por grandes como Isaac Nicola y otros que figuran en su currículo.

EM: He tenido la oportunidad de recibir clases de grandes maestros y artistas cubanos como Nicola, Ortega, Brouwer, Gramatges, Dieznieto, Vázquez Millares, Bellver y de muchos extranjeros, también de alto nivel. Por otra parte he tenido la oportunidad de trabajar junto a grandes artistas que admiro. A todos los he escuchado con especial atención, intentando apropiarme lo más posible de su arte y sabiduría. Creo que todo esto me ha enriquecido y ayudado a encontrar algunos caminos por los que suelo andar. Siento un profundo agradecimiento, admiración y respeto por todos los grandes artistas, reconocidos por los medios e instituciones o no, que la vida me ha permitido conocer y trabajar junto a ellos.

HT: Hubo dos agrupaciones en su trayectoria que han sido fundamentales, primero junto a otros destacados músicos el Cuarteto Guitarra 4 y luego el hoy respetado Duo Confluencia.

EM: Ambas agrupaciones han sido escuelas para mí. Con Guitarra 4 tuve la oportunidad de trabajar junto a tres grandes maestros de la guitarra cubana, Walfrido Domínguez, Rey Guerra y Carlos Lloró. Fueron tres años muy intensos de trabajo a fines de los ochenta, un reto muy fuerte para mí en ese momento, el repertorio que abordamos fue muy abarcador y exigente, y yo necesitaba sentirme cómodo tocando junto a estos grandes guitarristas, así que no me quedó otro remedio que estudiar mucho para lograrlo. Confluencia se derivó de ahí, aunque desde el comienzo a Walfrido y a mí nos interesó hacer otro tipo de trabajo, partimos de una estética diferente, en ese momento sentíamos la imperiosa necesidad de componer, así fue que partimos de cero a crear un repertorio, de obras propias y libres versiones, que en pocos años nos permitió grabar varios discos.

HT: Recuérdenos sobre aquel Festival “Sonidos de las América.” ¿Cómo desde Nueva York lo nombraron participante?

EM: Es un Festival que en cada edición elige un país al que le dedica el evento. Ese año le tocó a Cuba y el Comité Organizador del evento hizo una selección de obras de autores cubanos, entre los cuales me encontraba yo con “Hasta Alicia baila.” Fue una sorpresa verme incluido entre tantos compositores legendarios como Gramatges, Fariñas, Juan Blanco, Dieznieto, etc.… yo era el más joven, seguido de Juan Piñera, todos los demás eran por lo menos 30 años mayores que yo. Finalmente pasó algo con las visas y nunca quedó claro qué fue lo que sucedió, pero evidentemente las autoridades de Estados Unidos sólo autorizaron a ingresar al país a la mitad de los compositores invitados, así que mi música tuvo que viajar sola.

HT: Usted ha escrito gran cantidad de obras para Guitarra y ha compuesto incluso, música incidental para teatro y cine. Casualmente hubo un disco que abordo su obra. “Angels in the Street” que los especialistas y los mas entendidos en la materia lo ubican en uno de los más altos niveles de la literatura guitarrística contemporánea.

EM: Si, he escrito para formatos diversos, generalmente en combinaciones que vinculan a la guitarra. He compuesto música absoluta, para ser presentada en concierto y con sentido didáctico para la enseñanza, pero también he escrito música en función del teatro, la danza y el cine.

Es cierto que la crítica ha elogiado mucho mi trabajo en los últimos años, esto es un hecho, pero no debemos engañarnos; el reconocimiento y el éxito casi siempre están asociados a cuestiones coyunturales y en mi caso esto se refleja claramente. Me explico: la mayor parte de la música mía que hoy elogian esos “medios exquisitos” de la crítica especializada del primer mundo, la compuse hace más de veinte años, pero sólo a partir de ser grabada por intérpretes que trabajan con disqueras de amplia distribución a nivel mundial, es que la reconocen y alaban.

HT: Se ha dicho que su obra se aferra al entorno sonoro tradicional pero con matices nuevos, imagino refiriéndose a sus aportes contemporáneos dentro de lo académico, y en una ocasión fue calificado por la prensa extranjera como el Piazzola de la Guitarra Cubana, en fin, cómo ve su propia obra y cómo se define como ejecutante del referido instrumento?

EM: Nunca me he propuesto estar a la moda, ni tampoco destacarme como paladín de tradiciones nacionales de un lugar o ámbito específico, sólo he querido y quiero comunicarme a través de la música que es una de mis mayores pasiones. Como no tengo reparos en expresarme ilimitadamente, apelo al uso de herramientas diversas, coincidentes con un ideal sonoro formado a partir de las más disímiles culturas, estilos y pensamiento estético. La música latinoamericana, en su amplia gama de ritmos, géneros y estilos, ofrece una rica diversidad que aprovecho siempre que la necesito. La cultura cubana es fuente y reflejo esencial en mi música.

Como intérprete también he transitado por muchos caminos: durante los ochenta estuve muy vinculado al repertorio tradicional de la guitarra clásica solista, ya en el año 87 con Guitarra 4, abordamos la música sinfónica y de cámara transcrita para este formato, Bach, Mozart, Fauré, Ravel, Falla, Piazzolla y también versiones acerca de piezas de autores populares cubanos como Eusebio Delfín y Aniceto Díaz, además de algunas composiciones originales de Brouwer, Guerra y mías. De todo ello grabamos para EGREM en el 1989 el disco “La Huella de España.”

A partir del 90, con el Dúo Confluencia, grabamos varios discos en Uruguay, Argentina, España y Cuba con nuestras versiones libres a partir de Beatles, Lecuona, Matamoros, Eliseo Grenet, Manuel Corona, Richard Egües, Pedro Junco y Joseíto Fernández, además de obras propias que escribimos para el formato. También en esa década Walfrido y yo hicimos varios conciertos y grabaciones a cuarteto junto a dos Maestros españoles, Francisco Gamallo e Ignacio López, a este ensamble le llamamos “Cuarteto Imaginario.”

Desde fines de los 90 me he concentrado más en escribir y tocar mi propia música para la guitarra solista, CD “Calendario.” Aunque sigo incursionando en otras combinaciones de cámara, de mis dúos con flauta, salió un disco con el flautista español Jesús González “Lugares comunes.” Actualmente sigo buscando y descubriendo rutas.

HT: Y el profesor, ya alejándolo de la escena y colocándolo en el plano del pedagogo que vela por la nuevas generaciones en el Instituto Superior de Arte, que argumentos tiene acerca del futuro de la guitarra en Cuba y de la nueva ornada de compositores que seguirán las rutas de la creación.

EM: Talento joven hay mucho, gente con potencialidad creativa y entusiasmo para hacer cosas no falta. En el Festival de Música Contemporánea de La Habana que organizamos desde la Asociación de Músicos de la UNEAC he escuchado obras muy buenas de autores jóvenes, por otro lado también los de mayor trayectoria nos renovamos y retroalimentamos a partir del intercambio con nuestros propios alumnos.

Las circunstancias siempre cambian, porque las coyunturas en cada época son diferentes, pero la creación nos defenderá siempre, los jóvenes lo saben, por eso crean y lo seguirán haciendo.

HT: Existe un espacio que ya usted ha personalizado todos los meses en la capital habanera, de manera general ubíquenos el lugar para aquellos que no lo conocían y tengan interés de acercarse a su propuesta.

EM: Yo no toqué las puertas de la Casa del ALBA Cultural, sólo descubrí que estaban abiertas y en Agosto 2010, junto a mi hija Galy, comenzamos a desarrollar allí un espacio que denominamos “En Confluencia.” La estructura es muy simple, organizamos un recital y en el intermedio, entrevisto a una figura invitada para que nos hable brevemente, por espacio de 10 o 15 minutos, acerca de su vida, su obra y cualquier otro aspecto de interés que quiera destacar.

Próximamente actuará el gran guitarrista Freddy Pérez y en la entrevista tendremos a Lizt Alfonso. Ya han pasado por allí el artista de la plástica Vicente Bonachea, el promotor cultural Tony Basanta, la historiadora y musicóloga Zoila Lapique, el compositor Juan Piñera, la historiógrafa Dra. Carmen Almodóvar, el Maestro Jesús Ortega y excelentes intérpretes entre los que destacan el trío Alter Ego, la orquesta Sonantas Habaneras, Rosa Matos y jóvenes talentos como Galy Martín, Alberto Aguiar, Alberto Puerto y Yailín Martínez. Yo también he tocado, sólo y junto a ellos.

Por fortuna se está llenando, al punto de que tendremos que hacerlo alternativamente en la sala de abajo, porque ya no cabe la gente en la de arriba. La cita es en: Casa del ALBA Cultural / Segundos domingos / 5PM / calle Línea esquina D / Entrada libre. La propuesta está en pié y las puertas abiertas.

HT: ¿Entonces como siguen las expectativas de uno de los compositores y guitarristas cubanos vivos de más amplia proyección internacional?

EM: Tengo una montaña de proyectos por realizar y otros en pleno desarrollo. En este momento trabajo en varias partituras y al mismo tiempo estoy preparando obras para grabar y tocar en mis próximos conciertos y giras. El tiempo está muy comprometido, mis necesidades así lo requieren y las metas siguen estando en el horizonte.