Búsqueda Personalizada

domingo, marzo 27, 2011

ARGELIA FRAGOSO: NUNCA SE LLEGA A LA CIMA

Por René Castaño (Granma)
Foto: Julián Betancourt Llanes

El 2011 según el calendario asiático es el Año del Conejo, animal que para los chinos simboliza la gracia, los buenos modales y la sensibilidad, cualidades personificadas en la intérprete que recientemente le cantara a la llegada del Nuevo Año Lunar desde el corazón del barrio chino de La Habana.

Después de dieciséis años sin presencia continua en los escenarios nacionales Argelia Fragoso está en Cuba y en las maletas trajo sus dos últimas producciones discográficas, Entre nosotros y Canta lo sentimental, trabajos poco conocidos en el país y que pondrá a consideración del público en algunos conciertos y una serie de pequeñas presentaciones.

Intérprete versátil, con habilidades para transitar variados géneros de la canción, su calibre elevará una vez más a los auditorios a planos superiores gracias a su dicción y musicalidad perfectas, gran registro de contralto y admirable afinación.

Durante su carrera, curtida con muchos años de estudios y culminados en el conservatorio Franz Liszt, de Weimar, Alemania, recorrió escenarios de América Latina, Europa y los Estados Unidos. Galardonada en numerosos festivales ha compartido escenario con figuras de la talla de Armando Manzanero, Vicente Garrido, el trío Los Panchos y el pianista y compositor Michel Legrand.

En el piano bar Café Jade, del barrio chino, sitio del cual es la anfitriona, habló en exclusiva para Granma.

Siendo una niña usted entró por la puerta ancha al mundo de la música…

"Uno siempre debe acordarse de sus inicios y de agradecer a personalidades como Rafael Lay, a quien conocimos desde muy pequeños mis hermanos y yo; al maestro Frank Fernández y a Héctor de Soto, locutor de Radio Progreso, quien se ocupó de publicitar mis primeros trabajos."

Cuéntenos de sus últimos discos.

"Entre nosotros es una recreación de la canción cubana y latinoamericana vista desde la óptica del jazz, hecho con esa intención junto al contrabajista español Javier Colina y su trío, y con unos arreglos encaminados a la recreación del feeling. En cambio, Canta lo sentimental es el resultado de una serie de televisión para México, donde tuve el honor de entrevistar a varias figuras de la música cubana junto al periodista mexicano Virgilio Caballero. Quisimos hacerlo como una descarga, visitando la casa de los creadores y cantando con ellos, solo utilizamos voz, piano y guitarra. Se grabó en vivo. Ahora nos encontramos en proceso de negociaciones para que ambos discos lleguen al mercado cubano antes del próximo concierto."

¿Planes a corto plazo?

"Como desde el 2003 no hay promociones grandes acá, quiero hacer una gran presentación que se dividiría en dos partes por razones de trabajo en el exterior. La primera parte sería los días 22 y 23 de abril en el teatro del Museo Nacional de Bellas Artes. En ese concierto uniría estos dos últimos discos, con ese repertorio, y con otro que he incorporado en estos años. Me gustaría mostrar al público lo que ha pasado con Argelia, qué escucha Argelia y cómo lo escucha. De la saga de Entre nosotros quedó mucho repertorio y quiero recrear en otro disco una serie de esas canciones, además de otro proyecto con una agrupación que será una sorpresa. Ese sería el contenido esencial de la segunda parte de mi presentación, fijada para el mes de diciembre."

Para algunos especialistas el mundo de la canción está siendo invadido por textos comerciales y fríos…

"Es posible, cuando la música, y el arte en general se convierten en una mercancía, se corre ese riesgo. Si nos importa más cuánto dinero produce un artista, que su valor artístico, seguro que nos llenamos de textos comerciales que no dicen nada, aunque vendan…"

A su entender, ¿cómo se logra una canción de un valor artístico adecuado?

"Hay que conocer las raíces de donde venimos, porque en la medida en que se conocen se es capaz de crear no solo una obra o una canción, sino de crear en nuestro ser cosas que decir, eso te permite tener un gran bagaje para cuando se haga la música de ahora saber que es el resultado de esas raíces. La vida está llena de emociones que no puedes dejar pisoteadas, ni mal dichas ni mal entendidas; la gente quiere entender, quiere sentir, reciclar esos sentimientos y eso se hace mediante el entendimiento mutuo, eso pasa con la canción. Hay que buscar todos los días la manera de llegar al público, de hacer que compartan las emociones que deseamos transmitirle. Estamos en una época que falta mucha humildad, se ha perdido el concepto de que uno en la vida como cantante, como artista y como persona, tiene que ser sencillo y estar preparado para aprender todos los días, porque nunca se llega a la cima."