Búsqueda Personalizada

miércoles, enero 12, 2011

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Turulato y Aspaventoso
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Sabes que en el programa Haciendo Radio de Radio Rebelde, ocupo unos minutos los miércoles y los sábados. Nuestro director, Ismael Rensoli, me trasladó la preocupación de algunos oyentes, de conocer el gentilicio de Mayabeque, la recién nacida provincia. Me pareció que sería bueno aclarar este asunto aquí también. No sé por qué, me imaginé que mayabequense iba a ser el escogido. Bien pudiera ser: mayabequino, mayabequero, mayabequeño, mayabequés, según se use cualquiera de los afijos que se utilizan para formar ese tipo de adjetivo. Llamé al Instituto de Literatura y Lingüística, y pregunté a la admirada Nuria Grégory. Ella me aconsejó esperar, para ver cómo deseaban llamarse ellos. No es cuestión de decreto —me dijo con mucha razón—, y conversamos acerca de baracoense, que terminó siendo también: baracoeso, por obra y gracia del deseo de los habitantes de Baracoa. Hay santiagueros, santiaguinos, santiaguenses, santiagueños, y santiagueses, según los pobladores de los distintos Santiagos que andan dispersos por el mundo hispánico.

LA RESPUESTA DE HOY

Aquí le van sus tres respuestas, con los ejemplos que solicita: Gratis y no: «de gratis»; pero sí: de balde. Hoy, la entrada es gratis. Trabaja de balde, no cobra ni un centavo.

Turulato es un adjetivo familiar que significa: alelado, estupefacto. En nuestro país lo he oído mucho, usado como sinónimo de loco, en lugar de emplearlo con el sentido de tonto, que es el que registra la Academia. La noticia lo dejó turulato.

Aspaventero, también: aspaventoso, que no constituye un error, como usted pensaba, se dice de quien hace aspavientos, demostraciones excesivas o afectadas de espanto, admiración o sentimiento. Y de veras que parecen molinos de viento, moviendo sus aspas, esas personas de gestualidad exagerada.