Búsqueda Personalizada

martes, octubre 05, 2010

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Furrumalla
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

En «Nada sabían de ella quien se mezclaba habitualmente con gente peligrosa», no debe usarse quien; sino que. La proposición es especificativa, fíjate, en este caso no va separada por coma. Si fuera explicativa, sería correcto emplear que o quien: «De ella, quien (que) se mezclaba habitualmente con gente peligrosa, nada sabían». Las oraciones explicativas se escriben entre comas.

Nos llaman, y dicen: «Mándale un recado a tu hija, de mi parte», aunque la muchacha esté al lado del teléfono. Mandar (o enviar) y dar no son sinónimos. Lo lógico es: «Dale un recado a tu hija, de mi parte». Tú pides a alguien que transmita a otro, el recado o los recuerdos, que se los dé, no que se los mande, quien los envía eres tú. ¡Ah!, y no olvides ese «por favor», tan importante, aunque a veces basta con el tono para indicar que no estamos exigiendo, sino solicitando algo.

En algunas regiones de nuestro país, se le llama «furrumalla» a la persona de baja estofa. La palabra no aparece registrada; probablemente sea una deformación de: faramalla, charla artificiosa encaminada a engañar. Familiarmente, farfolla, cosa de mucha apariencia y poca entidad, persona faramallera.

Debacle es un sustantivo femenino que quiere decir desastre. Viene del francés. Se usa también en sentido figurado, en expresiones como: «Aquello fue la debacle». «Se formó la debacle». Ya no se oye tanto, todo tiene su momento.

Aunque injundia aparece registrada como sustantivo femenino, familiar, poco usado, te recomiendo que no lo emplees. Di: enjundia, la gordura que las aves tienen en la overa, como la de la gallina, el unto y gordura de cualquier animal. Figuradamente es sinónimo de lo importante de alguna cosa no material: «Un ensayo muy enjundioso».

LA RESPUESTA DE HOY

Sí, rebatiña o arrebatiña, ambos vocablos se aceptan. Es la acción de coger de prisa una cosa, arrebatándosela de las manos unos a otros.