Búsqueda Personalizada

martes, agosto 31, 2010

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Me preguntan algunos lectores por qué escribí la palabra chotis sin tilde, cuando en Madrid, de Agustín Lara, se pronuncia como aguda. Es llana, por tal razón no lleva acento ortográfico. Efectivamente, se escucha como aguda en esa bellísima canción; sin dudas, el autor la acentuó para no alterar la medida de los versos y, por consiguiente, conservar de esta manera la línea melódica. Eso sucede con otras voces, en algunas composiciones, como en Una noche en Palma de Mallorca, por ejemplo.

El vocablo quinqué procede de Quinquet, el apellido del primer fabricante de esa clase de lámparas de mesa, alimentadas con petróleo y provistas de un tubo de cristal, que resguarda la llama. Casi siempre, los quinqués llevan una tulipa, que es la pantalla de vidrio a modo de fanal, con forma algo parecida a la del tulipán. También se le dice así al tulipán pequeño.

Es cierto que desde hace años se escucha en nuestro país: «Tiene mucha guara», para referirse a alguien muy popular, que disfruta de gran aceptación. Sobre todo se les oye a los jóvenes, cuando quieren hacer notar la fama de conquistador de alguno. Guara es el nombre de una planta de legendarios poderes misteriosos. Los creyentes le atribuyen, a la posesión de una de sus ramas, el bienestar y la buena suerte. Imagino —fíjate, no aseguro nada— que sea ese el origen de la expresión. Por supuesto, no debe usarse más que en el ambiente familiar.

«La crítica perdona a los cuervos —dijo Juvenal—, pero no deja en paz a las palomas».

LA RESPUESTA DE HOY

Sí, cosicosa es sustantivo femenino. Significa enigma u objeto de pregunta muy dudosa y difícil de averiguar. Se prefiere quisicosa, aunque se aceptan ambas.