Búsqueda Personalizada

domingo, abril 11, 2010

ZOOLOGICO NACIONAL: REFERENTE EN APUROS

Por Orfilio Peláez (Granma)
Fotos: Ricardo López Hevia

Más allá del descenso registrado durante el último decenio en el número total de especies en exhibición asociado a problemas de manejo, nutrición y enfermedades, el Parque Zoológico Nacional, situado en las afueras de la capital, tiene una amplia hoja de resultados reconocidos por expertos internacionales.

Como precisa el máster en Ciencias Jorge Luis Polo, jefe del departamento de Salud de esta institución con 340 hectáreas, el centro tiene la mayor colección de leones en cautiverio de América Latina, ocupa idéntico puesto en lo referido a los hipopótamos, y el décimo quinto lugar mundial en el caso de las poblaciones de rinocerontes.

"Desde un principio el Parque fue concebido al nivel de los existentes en los países desarrollados, es decir, un lugar donde al margen de exhibir los animales, tuvieran máxima prioridad las investigaciones científicas, la más esmerada formación profesional de todo el personal vinculado con el cuidado de estos, y la ayuda a los zoológicos ubicados en otras provincias".

Hoy la totalidad de las especies que tenemos (alrededor de 82) nacieron aquí, y hemos logrado la reproducción de varias de ellas en peligro de extinción, entre las cuales están el rinoceronte blanco, tigres de Siberia, Bengala y Sumatra, el bisonte americano, y la hiena rayada, enfatizó.

Dentro de los éxitos reproductivos figuran también los nacimientos de jaguares, chimpancés, jirafas, hipopótamos, cebras, antílopes y leones, lográndose su adaptación a las condiciones climatológicas de Cuba.

En el plano investigativo uno de los aspectos más llamativos lo constituye el programa para la reproducción asistida de determinados ejemplares que no pueden lograrlo a través de la vía normal.

Tal es el caso de un chimpancé macho donado por el capitalino Zoológico de 26, cuya manifiesta agresividad impide su apareamiento con las hembras.

Asimismo hay un proyecto dirigido a la reproducción de especies endémicas cubanas en cautiverio, cuyo objetivo es poder garantizar la continuidad de aquellas que en condiciones naturales resulten perjudicadas por el impacto de huracanes y otros desastres naturales.

Vinculado a ese propósito, precisa Jorge Luis Polo, recientemente firmamos un acuerdo de colaboración con el Área Protegida de Guanahacabibes, para la conservación de una especie determinada de iguana.

Al margen de los problemas relacionados con la falta de mantenimiento de las instalaciones, y la inestabilidad en el suministro de alimentos destinados a los animales (hoy trabajan en la búsqueda de alternativas nutricionales mediante el fomento de áreas de forraje y nuevas formulaciones de suplementos de vitaminas y minerales), una verdadera espada de Damocles pende sobre el Zoológico Nacional, devenido centro de referencia para América Latina y el Caribe.

Sobre el tema, la doctora en Ciencias Irma Menéndez Brito explicó a este diario que debido a la excesiva demora y complejidad en los trámites para concretar los intercambios de ejemplares con otros parques de la región y del mundo, durante largo tiempo no han podido traer animales nuevos dotados de características genéticas diferentes a los actuales, y evitar así los problemas de consanguinidad surgidos en los últimos años.

Urge entonces desatar nudos burocráticos para renovar las poblaciones y refrescar el material genético. El prestigio alcanzado por este colectivo, que también muestra una sólida labor de educación ambiental, bien lo amerita.