Búsqueda Personalizada

martes, noviembre 10, 2009

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Escapado
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Conversaba en el mercado con una vecina. Ella me habló de un libro que había leído, y yo le expresaba mi asombro de cómo con ese lenguaje de hablar todos los días, hay quienes tienen el talento de lograr una prosa verdaderamente poética. Pasamos a las canciones, y cité una frase que había escuchado hacía poco, en un número de mi querido Ireno García: «…Te extraño tanto, más que tanto». Claro está, hablábamos en voz baja; pero nos escuchaba un joven desconocido, que se hallaba junto a nosotras, y sin que nadie le diera vela en ese entierro, intervino: «¿Sabe lo que pasa, abuela?, el tipo está “ejcapa’o”». Cualquiera hubiera imaginado al cantautor prófugo de la justicia; pero se trataba de un halago. Escapado es el atleta que con su esfuerzo se coloca a una distancia considerable, delante del pelotón. El adjetivo no aparece en el DRAE, pero sí el sustantivo escapada, una de cuyas acepciones autoriza la voz que se emplea ahora, entre los jóvenes. Me parece muy gráfica, solo que sería bueno pronunciarla mejor. Es de uso familiar. Hablando de expresiones simpáticas, alguien criticaba el envejecimiento prematuro de un ex compañero de trabajo: «¡Pobrecito!, rodó poncha’o una pila de años».

LAS RESPUESTAS DE HOY

La flor conocida como magnolia, se llama así en honor a P. Magnol, un botánico francés.

Mi amigo Lázaro Gómez me llama frecuentemente desde Regla; hoy la charla derivó hacia disparates inexplicables que habíamos oído, y recordamos varios: «bisté de toronja», «dulce de coco de col», «tinta china americana», «pasta de dientes líquida», «tela metálica plástica», «pomada china vietnamita» y «carne rusa argentina», entre otros.