Búsqueda Personalizada

viernes, julio 31, 2009

EL CINE NO SOLO MIRA EL PASADO, ANTICIPA EL FUTURO

Benicio del Toro al recibir ayer el Premio Internacional Tomás Gutiérrez Alea, de la UNEAC. Lo acompañaron en la entrega los actores Robert Duvall, James Caan, Bill Murray y el productor Steve Bing

Por Pedro de la Hoz (Granma)
Fotos:
Ismael Batista y EFE Habana

"El cine no solo mira el pasado, sino anticipa el futuro", expresó ayer Benicio del Toro al argumentar cómo, por qué y para qué ha abrazado una profesión que le valió ser distinguido por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba como el primer destinatario del Premio Internacional Tomás Gutiérrez Alea.

En virtud sobre todo de su notable desempeño del papel del Comandante Ernesto Guevara en la saga fílmica Che, del realizador norteamericano Steven Soderbergh, el actor puertorriqueño recibió de manos de Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, el galardón instituido por la organización de vanguardia del movimiento intelectual y artístico cubano para reconocer destacadas contribuciones estéticas y éticas en el ámbito audiovisual.

Arropado por colegas de la isla que admiran su labor, entre los que se hallaba la actriz Mirta Ibarra, viuda del autor principal de Fresa y chocolate, Del Toro manifestó que hacía cine "para hacerme preguntas y encontrar respuestas".

Declaró sentirse emocionado por recibir un premio que lleva el nombre de Gutiérrez Alea: "No lo conocí —explicó— pero me ganó para siempre desde que vi La muerte de un burócrata y he tenido la dicha de trabajar con discípulos suyos".

Junto a Benicio se hallaban actores estadounidenses que lo acompañan en esta visita a Cuba, dos de ellos famosos por sus interpretaciones en El padrino, de Coppola: Robert Duvall, quien encarnó a Tom Hagen, el consejero de la familia, y James Caan, el violento Sony Corleone. Y un tercero tan carismático como buen intérprete: Bill Murray, conocido aquí por Los cazafantasmas y Perdido en Tokio, quien animó inesperadamente la velada al sumarse vocalmente al pianista cubano Guillermo Tuzzio en la clásica balada As time goes by, de Herman Hupfeld, que le dio la vuelta al mundo en la voz de Dooley Wilson en el inefable filme Casablanca.

En las palabras de elogio a Benicio, pronunciadas por Jorge Perugorría, este destacó el compromiso social y político del puertorriqueño con la historia y la actualidad de los pueblos de América Latina.

Entre los amigos del actor viajaron también los productores Steve Bing y Laura Bickford.

CATEGÓRICA CONDENA AL GOLPE DE ESTADO EN HONDURAS

Asediado por la prensa, Benicio declaró: "No estoy de acuerdo con el golpe de estado en Honduras. No estoy al tanto de lo que sucede allí en este momento, pero el sentido común me dicta no aprobar ese acto".

A una pregunta de Granma sobre su más reciente trabajo para la pantalla, El hombre lobo, de Joe Johnston (Parque Jurásico III), en el que representa a un aristócrata inglés tocado por la licantropía y alterna en el reparto con Geraldine Chapiln y Anthony Hopkins, dijo "no saber cuándo se estrenará, pero me pareció interesante probarme en los tópicos del cine de horror".

Volviendo a las afinidades políticas, este redactor recordó cómo a raíz del estreno de Che había leído declaraciones suyas donde afirmaba que la Bolivia de hoy se aprestaba a cumplir el sueño de Guevara. Del Toro comentó: "Conocí a Evo Morales antes de que fuera Presidente; me gustaría reencontrarme con él en estos tiempos".