Búsqueda Personalizada

martes, junio 23, 2009

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Hándicap
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Oí un error de pronunciación que quiero aclarar: Hándicap, palabra procedente del inglés, ya es nuestra, por eso lleva tilde. Significa «desventaja», se emplea en hípica y en algunos deportes. En este caso, es la prueba en que se imponen desventajas a los mejores participantes, para igualar las posibilidades de todos. (El plural es hándicaps). Debemos mantener la aspiración de la h, igual que en el idioma original. Recordemos que la palabra es esdrújula. Así es que [jándikap].

Ensangrentar (manchar de sangre) se conjuga como acertar: ensangrienta, ensangriento. Basílica es, entre otras acepciones, iglesia notable por su antigüedad, extensión o magnificencia, o que goza de ciertos privilegios, por imitación de las basílicas romanas. Estar hecho un basilisco (no «basilico») quiere decir en lenguaje figurado y familiar, estar muy airado. Llamaban basilisco a un animal fabuloso, al cual se atribuía la facultad de matar con la vista. Hay otros significados de la palabra basilisco; pero no creo que interesen por ahora. Nylon (o nailon, ya castellanizado) es material sintético para fabricar tejidos. Viene de nylon, voz inglesa originada en una marca comercial registrada. En algunas regiones se usa: nilón.

Auspicios significa «agüero, protección». Los auspicios son señales, que en los comienzos, de un amor, de una relación cualquiera, parecen presagiar su buena o mala terminación. Auspicios eran presagios que los romanos interpretaban del vuelo de los pájaros y de su canto.

El origen de la palabra eco es el siguiente: La ninfa Eco quería proteger unos amores clandestinos de Zeus, el dios supremo. Hablaba incesantemente, para entretener a Hera, la esposa de este, y que no se percatara del engaño. La diosa traicionada la condenó a no hablar jamás la primera. Y no se limitó a eso: hizo que se enamorara de Narciso: pero como este vivía enamorado de sí mismo, no le hizo caso. Ella murió de tristeza; solo quedó su voz que repite nada más las últimas sílabas de las palabras dichas por otro.

LA RESPUESTA DE HOY

Teresa Montesino Cervantes y Buenaventura Gisela Rodríguez Espinosa, de Ciego de Ávila, quieren conocer sobre el término burómano, empleado por José Martí en su artículo La verdad sobre los Estados Unidos.

Lo he buscado en diccionarios de aquella época, y no aparece. Ya se usaba entonces: burócrata, e imagino que haya sido un sinónimo de este, creado por él, del inglés: bureau —bufete—, y man —hombre. Homagno fue un vocablo de su invención; aparece en la composición Yugo y estrella.

Nada me extrañaría que este también lo fuera. Aclaro que estoy, como decimos los cubanos, «tirando piedras».