Búsqueda Personalizada

martes, junio 09, 2009

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

Puertorriqueño
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

El hijo pequeño de un matrimonio vecino me abordó: desconocía qué quería decir: Casa Natal. Es la casa donde se nace, le contesté; y en seguida vino a mi mente una anécdota que me contaron hace tiempo: En un aula cercana a la calle Leonor Pérez, en La Habana Vieja, la maestra preguntó dónde había nacido José Martí. El señalado respondió extendiendo el dedito y el mentón, hacia el lugar en el que había ocurrido el nacimiento: «Ahí, en la Casa Natal, frente a donde venden las croquetas».

Aunque se acepta portorriqueño, hace años que se prefiere puertorriqueño. Eso es cosa del inglés, no somos de Porto Rico, sino de Puerto Rico, me dijo un borinqueño en cierta ocasión.

He leído y he oído con frecuencia: «cada cosas». Lo correcto es: Cada cosa.

Pródigo y prójimo, pero no: «prólijo». Digamos: prolijo. Fíjate, no lleva tilde. Se parecen tanto estas palabras en letras comunes, y número de sílabas, que a veces nos confundimos en la pronunciación de la última, y en lugar de llana, la convertimos en esdrújula. Veamos: Pródigo es quien desperdicia y consume su hacienda en gastos inútiles, sin medida, ni razón. Hay otras acepciones muy semejantes. Recuerdo que mi padre me aconsejaba siempre: «No te prodigues». Tenía mucha razón; cuando das algo a alguien en demasía, en lugar de agradecerlo, espera más de ti, hasta que te hace sentir utilizado.

Prójimo, persona próxima, que por pertenecer al género humano, debe ser objeto de solidaridad. En algunos casos se admite el femenino prójima. Aquí entre nosotros, no me gusta nada. Lo que sí constituye un disparate es emplearlo como sinónimo de próximo. El empleado de un establecimiento dijo a los que esperaban su turno para entrar: «¡Que pase el prójimo!».

Prolijo, largo, dilatado, con exceso. Cuidadoso o esmerado. Impertinente, pesado, molesto. Tú dirás: ¿Por qué tan diferentes significados para un mismo vocablo? Bueno, sí, es cierto, pero no me podrás negar que la gente tan empeñada en actuar con exactitud, tan perfecta, resulta cargante en ocasiones.

LA RESPUESTA DE HOY

A mi querida y vieja amiga Raquel Romeu Riesgo, le interesa conocer el significado que para los brasileños tiene la expresión: «Como María con las zorras». Pues la emplean con un sentido idéntico a nuestra: «Como Vicente, va adonde va la gente».