Búsqueda Personalizada

martes, octubre 07, 2008

ESPEJO DE PACIENCIA, RELATO FUNDADOR DE LAS LETRAS INSULARES

La más antigua muestra de poesía hecha en Cuba

Por Jesús Risquet Bueno (Trabajadores)

Espejo de Paciencia es el primer texto literario que se conoce en la literatura cubana, de la autoría de Silvestre de Balboa alrededor del año 1608, donde aparecen de manera temprana múltiples elementos identitarios de la cubanía.

El escribano del cabildo don Silvestre de Balboa Troya y Quesada, basó el argumento de esta obra en la visita que realizara por abril de 1604 el Obispo Juan de las Cabezas Altamirano a las haciendas de Yara en los alrededores de Manzanillo, en el oriente de la Isla, y la decisión de apoderarse del prelado por parte del corsario francés Gilberto Girón, quien se encontraba al frente de su bergantín fondeado en la bahía donde se acostumbraba hacer comercio de rescate.

La historia nos cuenta, y por supuesto el propio poema, que al saber del secuestro, los vecinos de Bayamo, una de las primeras villas cubanas, muy indignados prepararon una partida para hacerles frente a los intrusos secuestradores.

El encuentro devino encarnizado combate que culminó con la muerte del corsario francés a manos del negro Salvador Golomón y la libertad del Obispo.

Espejo de Paciencia, la más antigua muestra de poesía hecha en Cuba, sobrevivió al gran incendio de 1616 que arrasó con la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, hoy Camagüey.

Fue publicado íntegramente por vez primera este poema en la segunda edición de la Bibliografía Cubana de los siglos XVII y XVIII.

Desde que apareció la primera referencia a Espejo de Paciencia se han planteado diferentes hipótesis. En algunas de ellas se duda de la existencia del autor, en otras del hecho, pero en su mayoría coinciden en que es el primer poema cubano.

Su autor, Silvestre de Balboa Troya y Quesada, nació en las islas Canarias en 1563, era lo que hoy llamaríamos un isleño aplatanado y eso se aprecia en la cordialidad y el afecto con que sus vecinos camagüeyanos le dedican varios sonetos laudatorios, así como el gusto con que en el poema este nombra y saborea las frutas y los peces de nuestra isla, y el encanto que halla en identificarse espiritualmente con todo lo cubano; fue escribano público de Puerto Príncipe, donde creó este poema o canto épico-heroico con base histórica.

En Espejo de Paciencia se utiliza por primera vez la palabra criollo para designar al nativo de la Isla, hay un fuerte sincretismo religioso y cultural al hacer referencia a los ritos africanos, aborígenes, se le ofrecen frutas al Obispo por las deidades occidentales en paisajes caribeños. Además se hacen loas a la fortaleza física del negro. Aquí por primera vez un negro en Cuba fue protagonista de una obra literaria pues en esa época Silvestre de Balboa retrató la hazaña de Salvador Golomón en el combate librado contra los corsarios como algo grandioso.