Búsqueda Personalizada

martes, abril 15, 2008

PALABRAS QUE VAN Y VIENEN

La conjunción adversativa «sino» y los cambios de n por m
Por Celima Bernal (Juventud Rebelde)

Una lectora se queja de que a pesar de haber estudiado Gramática, tiene dudas en ciertos tiempos verbales. Úselos. La práctica es indispensable en el dominio de cualquier ciencia o técnica, ¿cómo va a ser el del lenguaje, una excepción? No basta la teoría. Don Paco era el mejor conocedor de tauromaquia en un pueblo español —esto lo conté una vez. Un día se enfermó el torero, y pidieron al experto que lo supliera. Cuando lo sacaban empitonado de la plaza, decía, a guisa de excusa: «Es que el toro no se puso como en los libros». Con los idiomas sucede lo mismo, por mucho que se estudien, hay que practicarlos, hay que hablarlos.

Alguien me sugirió que tratara acerca de la conjunción adversativa: sino. Critica ese error que se comete constantemente, y lo hace con razón. Por mi parte, he escrito, y he hablado de ello tantas veces, que ya estoy empezando a cansarme. Es llana, termina en vocal, y no lleva tilde; así es que una no puede explicarse el empeño de muchos en pronunciar: «sinó». ¿Quieres ver si el lector y yo tenemos razón? Te invito a escuchar radio o televisión, con un papel y un bolígrafo a mano. Ve marcando las veces que se dice incorrectamente. Te sorprenderás de la frecuencia.

Sino, así, con la fuerza en la primera sílaba, se ve en oraciones como las siguientes: No actuó como debía, sino como le aconsejaron en mal momento. Nunca llega a la hora indicada; sino un largo rato después. También sino es ‘destino’: Su sino estaba señalado por el oráculo. ¡Qué triste sino el de esa actriz!.

En el caso de si no, la pronunciación varía. Es un si condicional, y un no negativo; por eso este último ha de acentuarse prosódica, no ortográficamente: Si no lo amas ya, no le hagas concebir ilusiones. Estudie, si no quiere que lo desaprueben. Observa que en estos casos, siempre cabe algo entre el si y el no; pudiera decirse también: Si tú no lo amas ya... o: Estudie, si usted no....

Una lectora me pide que hable de ese incorrecto cambio de n por m, —yo diría que más que incorrecto, inconcebible a estas alturas— en algunas formas verbales. Es cierto, todavía se oye por ahí: «íbanos», «veníanos», «queríanos», «estábanos». ¡Piedad, madre mía! Hace muchos años, una muchacha bellísima —por cierto, con excelente voz—, cantó: «Teníanos tanto que vivir...». (Lo peor de los disparates es que quienes los cometen, no sé por qué, los pronuncian con un énfasis y un entusiasmo fuera de cálculo. Siempre me he fijado en eso). Se oyó un murmullo indiscreto, que apagó el resto de su actuación. ¡Infeliz! No pude menos que pensar en aquellos versos infantiles: “... ojos azules,/ melenita crespa,/ purísimos labios,/ manitas de seda;/ pero dice «haiga»,/ y «enconde» y «agüela»./ ¡Pobrecita niña!/ ¡Tan linda y tan fea!”.

Nunca caigas en estos errores, ni en «váyamos» en lugar de vayamos.

LA RESPUESTA DE HOY

Querido lector amante del anonimato: no está mal empleado el verbo ver en este caso. Cuando decimos: ¿Viste eso?, no estamos solamente preguntando si se percibió algo con la vista, mediante la acción de la luz. Ver es, por extensión, ‘percibir algo con cualquier sentido o con la inteligencia’.